Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Así estamos preparando el Maratón de Nueva York: primeros pasos con el equipo de valientes

Aún quedan cinco meses para el día D pero la preparación del segundo gran reto deportivo de la temporada ya ha comenzado.

No lo hago solo, sino en compañía de otros diez valientes dentro de una iniciativa muy especial, organizada por Campofrío y que nos llevará hasta la línea de salida de los 42K más famosos del mundo.

La primera parada de esta experiencia tuvo lugar hace unos días, cuando nos reunimos en Madrid para ponernos cara, conocer la sede de la compañía y realizar un completo reconocimiento médico.

En el siguiente vídeo podéis ver un resumen de esta primera cita, y de paso conocer al resto de valientes que me acompañan en esta aventura, grandes corredores pero por encima de todo, estupendas personas con las que no he tardado en congeniar y con las que estoy seguro de que pasaré momentos inolvidables.

Leer más

Nuevo diseño, nuevo dominio y nuevo hosting con SiteGround

Hace unos meses que este blog cumplía ni más ni menos que trece años de existencia.

Volver a leer las casi 3.000 entradas o los 15.000 comentarios que forman parte de su archivo es todo un ejercicio de antropología digital y un buen chute de nostalgia para los que hemos vivido este mundillo desde sus inicios.

En este repaso me doy cuenta de que al igual que una persona cambia con el tiempo su aspecto físico y personalidad, también lo puede y debe hacer una bitácora, tanto en apariencia como en contenidos y así lo ha ido haciendo ésta desde entonces.

Precisamente hoy me gustaría hablaros de las últimas novedades que he implementado, entre las que destacan un nuevo diseño, un nuevo dominio y un nuevo hosting:

Leer más

‘Formados e Profesionais’: cocina, servicios y restauración de alto nivel en el IES Sanxillao de Lugo

Por motivos familiares siempre he mantenido una especial relación con el mundo de la hostelería y la restauración. Mi padre, ahora ya jubilado, dedicó toda su vida a este sector, regentando primero un negocio propio y desarrollando después una prolífica carrera profesional en el Parador de Jaén. Mi hermano Manuel sigue ahora sus pasos y desde hace aproximadamente diez años trabaja también entre cartas y fogones.

Quizá por eso valoro especialmente a las personas que deciden destinar su futuro profesional a este ámbito y, con esta premisa, asistí el jueves pasado a la jornada “Formados e Profesionais” que tuvo lugar en el IES San Xillao de Lugo.

Leer más

No es populismo: se llama revolución digital

Antes de dar lugar a cualquier tipo de malinterpretación acerca del título de este artículo, debo aclarar que no está escrito en clave política, sino tecnológica. Dicho de otra forma: al hablar de populismos, no pretendo cuestionar la ideología o estrategia electoral desarrollada por algún partido o líder concreto, sino la postura que muchos de ellos están adoptando frente a un fenómeno global.

De hecho, mi principal interés se centra en denunciar la incultura e incompetencia digital que por desgracia sigue demostrando gran parte de la clase política, cuando de forma sistemática ignora la revolución que estamos viviendo y pretende seguir anquilosada a un ecosistema de comunicación e información que está más muerto que vivo.

Un cuarto poder con el que hasta hace pocos años esta viaja guardia no solo se entendía a la perfección, sino sobre el que era capaz de influir para difundir (u omitir, según conveniese) sus mensajes, obras y milagros e incluso atacar también a la oposición, y todo ello sin que los ciudadanos pudiéramos hacer mucho más que ver, oír y callar.

Pero afortunadamente las cosas han cambiado. La llegada de Internet y la web social ha roto por completo los esquemas y flujos tradicionales de información convirtiendo este ecosistema en algo mucho más transparente y democrático, y sobre todo, permitiendo que los ciudadanos nos sintamos protagonistas de los cambios sociales que se producen.

En este nuevo escenario, la esfera política se divide claramente en dos grupos:

Leer más

Posiblemente la mejor campaña de concienciación de peatones que verás nunca

A veces el fin sí justifica los medios y, sobre todo cuando lo que está en juego son vidas humanas, hay que ponerse un poco duro a la hora de concienciar sobre los peligros de un inadecuado comportamiento en el tráfico vial.

Ya lo vimos hace unos años con aquel impresionante anuncio para promover el uso del cinturón de seguridad. En este caso la campaña que presento a continuación no ha sido desarrollada específicamente para conductores de vehículos sino para peatones de la ciudad de París, donde en los últimos meses se ha elevado de forma alarmante el número de atropellos a viandantes.

Leer más

Que no te la cuelen más: las tres reglas de oro para saber si una noticia es falsa

El bulo existe desde que el ser humano habita la Tierra. Es común a todas las lenguas y culturas y, aunque nos lo propusiésemos, sería prácticamente imposible erradicarlo.

Pero es que además, con la llegada de Internet, el medio más inmediato y global de cuantos hay, este intento de hacer creer a un grupo de personas que algo falso es real, no solo encuentra un caldo de cultivo perfecto para viralizarse en las redes sociales, sino peor aún, que comienza a ser todo un negocio para algunos medios digitales.

Porque suena triste decirlo, pero las noticias más vistas de las grandes webs informativas no suelen ser las más relevantes, sino las más estrambóticas. Y ya puede estar ocurriendo un terremoto en Pakistán con cientos de muertos, que al final el artículo más visto del día será el de un pastor devorado por cocodrilos. Es el negocio del bulo.

No solo eso, existe también un componente psicológico en la mentira digital que fomenta su existencia. Porque a día de hoy, no lo neguemos, a todos nos produce gustirrinín compartir en nuestros muros de Facebook, Twitter o WhatsApp todo tipo de noticias curiosas, misteriosas, alarmistas o lacrimógenas… Al final todas tienen un denominador común: son de clic fácil, no tardan en ser viralizadas pero resultan ser falsas. Aunque eso, la mayor parte de quienes contribuyen a que la bola de nieve se haga más y más grande ni lo sabe, ni le importa.

El problema es que las consecuencias de la difusión de un bulo son difícilmente predecibles y pueden quedar en una simple broma o leyenda urbana o pasar a escalas mayores generando alarma social, problemas legales… y mejor no sigo.

Por tanto, una vez asumido que nos ha tocado vivir en la era del bulo, me parece importante contribuir a explicar cómo y por qué se producen estas noticias falsas, y sobre todo, qué podemos hacer para identificarlas. Para ello usaré un ejemplo cercano y reciente:

Leer más

Página 1 de 473

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén