Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

A cidade onde a chuvia é arte

Cierro los ojos e inevitablemente pienso en ti… En nuestra vida, en nuestro mundo, en la eternidad de nuestro amor..

Cierro los ojos y veo tu carita de niña mirandome con ternura e inocencia.

Siento la lluvia que acaricia nuestro cuerpo, (esa lluvia característica de Santiago que cubre la ciudad con un manto de barniz , esa lluvia que solo en Santiago es arte).

Escucho las campanadas de la catedral, testigo de nuestro amor; y escucho el susurro de tu voz : te quiero…

Cierro los ojos y siento tus labios sobre los míos jurandome amor eterno.

Anterior

Un cuentecillo anarquista

Siguiente

Mi primera multa

2 Comentarios

  1. El tiempo pasa irremediablemente, pero cuando siento la humeda presencia de tu mirada y escucho la Berenguela de medianoche que anuncia paz en el obradoiro, las agujas del reloj de la catedral se paran, …la lluvia no moja, sino que acaricia nuestros labios, fundidos con fuego de la pasión y el tiempo se hace eterno.

    Santiago es nuestro.

  2. perfida

    No podia ser menos que donde la lluvia es arte y Dios se echo a descansar. Es el marco perfecto de una pareja de pasta especial,el secreto esta en la masa y la fórmula magica la tienen ellos. :)***

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén