La señal

Hoy es uno de esos días llenos de señales que me hacen pensar que un cambio en mi destino está cerca.

Probablemente, cualquier pensamiento, sensación o escrito de una persona enamorada puede ser considerada por la objetividad, prueba suficiente para llevarme al tribunal de la verdad acusándome de sesgo de realidad provocado por los impulsos de mi corazón.

Pero me da igual, porque creo en mis señales, en mi camino, en mi realidad y sé que soy inocente y lucharé para desmostrarlo. Para eso, la única vía es pasar a la acción y aportar pruebas de definitiva felicidad.

1 comentario de “La señal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *