Hoy he contestado un post en otro blog que me ha dado que pensar.

El post en cuestión decía lo siguiente:

Llegada
Mi don de ver la botella siempre medio vacía y yo, mostrándonos incoherentes con nuestro modo de opinar sobre la vida, nos encontramos en la tesitura de pensar que lo mejores momentos están aún por llegar. A dónde y cuánto tardarán, si vendrán cansados o en auto-stop, eso no es tan evidente.
Por lo menos para la botella medio vacía y para mí, no lo es.

Sí, lo dijo Kapt. Kurtz a las 09:40 AM | Reclamaciones(0) | Almacenado en Pataletas sindicales

MI OPINIÓN ES LA SIGUIENTE:

A parte de ser de la parte de arriba, (la botella medio llena), opino que en cualquier momento la persona tiene derecho a ser feliz y es capaz de cambiar el rumbo de su vida para que las cosas vayan a mejor.

Es más, creo que lo que realmente importa es el presente, el día a día, disfrutar a cada momento, o por lo menos intentar que vaya a mejor.

El pasado, como su nombre indica, hace referencia a un momento anterior, que ya no se puede modificar por nada ni nadie. Por tanto la mejor manera de plantearlo es recordando los buenos momentos y aprendiendo de los malos, sacando la experiencia necesaria de esa mala racha, para que no volvamos a pasar por ella.

En cuanto al futuro, es algo incierto, que depende en gran medida de lo que vayamos haciendo en el presente.

Por tanto el único momento verdaderamente válido es el ahora, y si lo vives esperando que algún día llueva el maná del cielo, probablemente nunca se cumplirán tus sueños y tendrás la sensación de que apenas has vivido.

Échate un trago de la parte de arriba de la botella. Te hará sentir bien.