Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Bloglandia

Ayer cuando me acosté sentí que mis terminaciones nerviosas reclamaban su derecho al descanso. Demasiada tensión durante el día, no quiero más de esos.

Me puse a pensar entonces que esto de los weblogs es todo un mundo virtual con demasiadas analogías con respecto a la realidad.

De repente uno llega a una ciudad nueva, dentro de la diversidad que hay en el ciberespacio, con la mochila al hombro cargada de ilusiones, sueños y experiencias pasadas. Ya es hora de cambiar, porque el que no se expresa, no se conoce, y el que no cambia, muere.

Esta ciudad tiene muchos barrios. Yo decidí que quería vivir en ZL, un barrio formado por hileras de casitas de mil colores, en cuyos jardines relucían llamativos letreros que indicaban el nombre o la forma de ser de sus habitantes: Johny, Emilio, Sola, Enfant terrible, Trapo, nanny, … cientos de ellos.

Cuando me puse a construir mi casa sentía las miradas curiosas de mis vecinos tras mi espalda. ¿quien será ese Jasp? se preguntaban, y como soy así me dediqué a visitar cada una de esas casitas que me rodeaban para dejarles una cajita de bombones.

Entonces pude comprobar que estos hogares están llenos de vida, que en cada uno existe una forma de entender las cosas diferente, pero que todos comparten una misma cultura: libre expresión.

Eso me gusta y me dio la fuerza necesaria para darle más brio al martillo y terminar mi hogar. Ahora voy colgando los pensamientos, colocando las sensaciones, limpiando los recuerdos y barnizando las ilusiones.

Poco a poco, mis colegas de ZL y de otras ciudades, se van acercando a esta humilde morada y van haciendo un huequito en este pequeño, pero intenso corazón virtual. Como siempre, la puerta estará abierta.

PD: Otro día hablaré acerca de las modas en los blogs, y del “ese culo me gusta a mi, me lo quedo o mejor, me lo copio” (Please, si copiamos codigo fuente, por favor no cuesta nada decirlo, o al menos copiarlo con arte y estilo)

Anterior

Gold Finger

Siguiente

Las 5 del Miércoles!!!

6 Comentarios

  1. Creo que nos mudamos más o menos en la misma época, y fuiste un gran vecino. Me ayudaste mucho, sobre todo con lo de pintar mi fachada y colocar los adornos. Siempre lo recordaré. De hecho, a modo de agradecimiento, te visito cada post nuevo, y creo que te voy a enlazar desde mi blog; así otros vecinos que se acerquen por mi cocina te verán desde la ventana, y tal vez se animen a visitarte.

  2. Gracias, somos dos nuevos pollitos en la granja de pepito!!!! canelaaaaaa 😉

  3. Eterno problema del original y la copia. No se agarre un disgusto por ver como un control ce control uve acaba con horas de trabajo e imaginación. Siéntase orgulloso de saberse el legítimo dueño de esas líneas. Parece imposible ponerle puertas al campo.
    Suerte y un abrazo.

  4. jio

    si, yo en todo esto me considero “lector” y sobre todo alumno de muchas cosas que “veo”. desde que conozco los blogs se van sumando los agradecimientos a “gente virtual” que existe… desde luego según que borrachera me he encontrado hablándoles de vosotros y también distrayendo horas de curro.
    desde luego el tiempo pasa irremediablemente, evoluciona, pero todo sigue igual. Conozco gente del colegio, de la facultad, de grupos, de ex-curros, de la “blogosfera”….

  5. ^_^ bonita metafora de tu llegada a ZL, Jasp. La version 3.0 de J4m3s tardará tiempo en salir, la estamos perfeccionando. Pero puedes pasarte por casa cuando quieras, para ti utilizaré la v 1.0. 😉 nos leemos

  6. Agradezco que indiques el itinerario a mi irremediable morada, desde tu hermosa casita.

Comentarios cerrados.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén