Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Rodar hacia la deriva

A estas horas debe estar escalando las más alta de las montañas con su bicicleta, y no creais que va en busca de su madre ni atravesando los Apenninos hasta los Andes, porque su madre vive en Italia.

Tampoco se trata del niño que casi todos conocimos hace ya bastantes años en una serie de televisión japonesa.

Es otro Marco, Pantani, que también escalaba montañas, también llamado “El Pirata”.

En mis ya típicas reflexiones me pregunto: ¿Dónde va el hombre? ¿Qué busca en realidad en este mundo?

Marco lo tenía todo, todo!!, por qué seguir buscando si tan solo le faltaba tocar el cielo con sus dedos cuando llegaba a lo alto de una montaña?

Tal vez su ambición llegaba a rozar lo infinito y en realidad quería tocar en verdad el cielo…

Hoy, he creido ver dibujadas en las nubes dos grandes ruedas, sin duda, era Marco, en su loca carrera hacia el infinito del que ya no puede escapar, solo que ahora, los ascensos no le costarán esfuerzos ya, porque las sustáncias que tomó, lo colocaron en la “Pull Position” donde ya solo él puede ver su META FINAL.
Descansa en paz “Pirata”, hasta luego Marco….

Anterior

Reformas

Siguiente

Novedades en el Blog

2 Comentarios

  1. wolse

    Aunque ya no este con nosotros, siempre recordaremos esa figura encorvada retorciendose sobre la bici mientras sus rivales observaban con asombro el cambio de ritmo del Pirata.

    GRAZIE MILLE MARCO.

  2. jio

    desde luego cae uno de los grandes. me encanta el ciclismo y me “encantaba” marco. a muchos nos dolera su muerte, pero en italia muchos niños llorarán su muerte.
    aquí hace poco el chaba…. que jodida cabeza tenemos a veces.
    Chaba, Marco (Requiescat in pacem).

    has hecho un post muy bonito…. y es que aquí más que nunca el tiempo SI que pasa irremediablemente.

Comentarios cerrados.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén