Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

El inicio de la existencia blogal

¿Por qué escribo un blog?

Es toda pregunta que debe hacerse un webloggero en algún momento de su vida virtual. Algo así como el quiénes somos, a dónde vamos y de dónde venimos que se plantea en la ciencia, en las religiones o en cualquier debate ético existencial.

Al igual que esas preguntas, la respuesta es difícil. Quizás la más cercana a la realidad sea que en algún momento de mi vida aparecieron una serie de circustancias relacionadas entre sí, que me empujaron a comunicar, a expresar, a patentar mis ideas.

Es increible poder exprimir esta naranja de pensamientos diarios para ofrecer un jugo de sentimientos que queda encima del mostrador, quien sabe si para beberlo hoy, mañana, dentro de unos años, o simplemente porque le corresponden estar encima del mostrador.

Lo más interesante de un blog, no son las ideas que expresa en sí. Sino el valor que cobran con el tiempo. Sirve a modo de indicador de los niveles de sentimientos que existían en una persona colocada en el espacio en un determinado momento de su vida.

Ya no cabe plantearse más preguntas acerca de esta cuestión porque lo que realmente importa no es el pasado ni el futuro, sino el presente.

El pasado, como su nombre indica, es un momento en el tiempo anterior que ya es imposible cambiar. Por tanto su tratamiento hay que enfocarlo para dos cosas:
-la primera, en el sentido negativo, para aprender de las experiencias, de los errores y conformar eso tan importante que llaman experiencia. Nos ahorrará malos momentos.
-la segunda, en el sentido positivo, disfrutar recordando los buenos momentos y acontecimientos que alguna vez hemos sentido. Nos proporciona melancolía.

Pero nada más, no mucho más, porque del pasado no se come.

En cuanto al futuro, tampoco tenemos el acceso a él desde ahora y no sirve para nada deambular en qué pasará mañana. Sin embargo se construye con cada piedra que vayamos colocando ahora. Ese es el enfoque que hemos de adoptar.

Por todo lo anterior, creo que lo que realmente debemos aprovechar, y vivir cada segundo como si el siguiente fuéramos a morir, es el presente. Carpe Diem. Es el mensaje que quiere transmitir este blog.

Anterior

En España somos así

Siguiente

¿Hoy existe?

5 Comentarios

  1. Me encanta tu blog, y el mensaje que con el se transmite. Espero que no te importe, pero te voy a linkear :)) Besos y sigue así, paisaniño xD

  2. Muchas gracias por tus palabras de apoyo y por el link ;). Fai un frio do carallo! ja!

  3. Vresia

    No es la primera vez que me paso por aqui, pero nunca me he decidido a escribirte.
    A veces pasamos por los sitios sin dejar huella y como los comentarios forman parte de lo que escribes, no quiero dejar pasar la oportunidad para hacerme un pequeño hueco en el “pasado de tu blog”. 🙂

  4. Te salió bien el post. Pero ya es pasado… ahora tienes el reto del post siguiente, que no es presente, pero que camina hacia su nacimiento.
    Que el parto se rápido y salga bonito

  5. te linkeo definitivamente xq aunq no te digo nada nunca me empieza a viciar tu blog, congratulations!

Comentarios cerrados.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén