Lo bueno y lo malo de una tierra

¿Qué es el paraíso?, poder vivir el pasado, presente y futuro al mismo tiempo.

Este es el eslogan que durante aproximadamente dos años, lleva utilizando la Diputación de Jaén para promocionar esta provincia de sol y aceite. Y no en vano, pues las cifras indican que el crecimiento del turismo rural ha experimentado un gran aumento durante este periodo. Comarcas como la Sierra de Cazorla, Úbeda o Baeza se han beneficiado de una aceptación increible.

A nivel local, la labor turística, entre otras cuestiones, del Ayuntamiento de la capital ha sido pésima. Y como yo pertenezco a esta ciudad, hablaré sobre ella y otros temas variados.

Cabe realizarse una pregunta, ¿realmente hemos avanzado tanto como lo pintan algunos?

Desde aquí, expondré, con cierto tono irónico, algunas de las ventajas e inconvenientes que tiene vivir en una ciudad como la nuestra. En una ciudad como Jaén:

– Lo bueno: Amplio legado de la Historia y Patrimonio Artístico. Uno de los Yacimientos Íberos más importantes de Europa. Catedral Renacentista (donde se guarda el Santo Rostro), Baños Árabes mejor conservados de Andalucía, Castillo de Santa Catalina , Hospital San Juan de Dios, Convento de Santo Domingo, Iglesias de San Andrés, La Magdalena y San Ildefonso…
– Lo malo: El ayuntamiento no ha hecho absolutamente nada, para promocionar todo este patrimonio y lo que es peor aún, conservarlo. Quizás Jaén tenga la misma riqueza artística que otras ciudades como Córdoba o Granada, pero no sabe venderla. Úbeda y Baeza por ejemplo, si lo han hecho, muestra de esa lucha es el reciente nombramiento de las localidades como Patrimonio de la Humanidad.

– Lo bueno: Es una ciudad pequeña
– Lo malo: Tiene muchas cuestas. Una vez dijo el alcalde que, precisamente esas cuestas son las que invitan a la contemplación, a la relajación. ¿Impresionante verdad?

– Lo bueno: Hay muchos bares, dicen que de las ciudades con más bares por metro cuadrado y las tapas son un derecho, de forma que si en alguno no te la ofrecen puedes pedir hasta el libro de reclamaciones.
– Lo malo: Están siempre llenos de funcionarios.

– Lo bueno: Una ciudad tan pequeña (unos 108.000 habitantes, según el último censo) no debería tener problemas de tráfico y las distancias serían cortas.
– Lo malo: Estamos peor que Madrid. Nuevamente el alcalde no es edil, sino topo porque tiene todas las calles levantadas.

– Lo bueno: Considerable aumento de los alumnos matriculados en la Universidad y por tanto del ambiente juvenil.
– Lo malo: Apenas hay marcha, pubs, discotecas, siempre los mismos y del mismo estilo. Muchos huyen a Granada o Córdoba para sus nights partys.

– Lo bueno: Tenemos grandes sierras a 5 minutos de la ciudad.
– Lo malo: No tenemos playa, vaya vaya.

– Lo bueno: En invierno el clima es suave.
– Lo malo: En verano hierbes.

– Lo bueno: Dicen que la gente de Jaén es muy hospitalaria.
– Lo malo: Sigue habiendo una cultura tradicional, caciquista y nada abierta al futuro y a la interrelación cultural. Para nada se trata de una ciudad cosmopolita.

– Lo bueno: Hay grandes artistas, científicos y profesionales.
– Lo malo: Todos terminan yéndose.

– Lo bueno: El Real Jaén juega cada partido como nunca…
– Lo malo: …Pero pierde como siempre.

– Lo bueno: podríamos ser una gran ciudad andaluza
– Lo malo: Nunca hemos confiado en nosotros mismos.

jaenparaiso.jpg

¿Más razones? -> En comentarios

10 comentarios de “Lo bueno y lo malo de una tierra”

  1. hay en cosas que coincides con mi tierra, claro… y a ver si voy ar sur kiyo… los carnavales tb sé que molan, no?

  2. Jajajaja..;)
    Me uno a lo de las cuestas y sobre todo a lo del calor!!!!
    Verano en Jaén : mi mejores amig@s–> 1. aire acondicionado
    2.H2O del frigo
    3.gama de abananicos de mamá Mila…XDDD
    Jaén es una ciudad preciosa!!
    (Ah! Te has olvidao de la ciudad de los niños!!)

  3. – Lo bueno: en Jaén viven mujeres guapísimas.
    – Lo malo: la mayoría están ennoviadas o no tienen mucho interés en conocerme.

    – Lo bueno: nuestros cines son de los más baratos de España.
    – Lo malo: mis amigos no me llaman para ir a ver pelis (menos uno).

    – Lo bueno: las copichuelas son baratas.
    – Lo malo: en vez de tomarme 3 o 4, me tomo 8 o 9……. resacón al día siguiente.

    – Lo bueno: la universidad tiene pocos años de vida (edificios nuevos, campus bien cuidado)
    – Lo malo: llevo media vida metido ahí y estoy empezando a cansarme.

    – Lo malo: transporte público caaaaro, caaaaro, caaaaaro.
    – Todavía peor: tarda un güevo; llegas antes andando.

    – Lo bueno: la seguridad ciudadana. Jaén es una ciudad tranquila y sin peligros.
    – Lo malo: me resulta bastante difícil cometer mis fechorías.

  4. Supongo que a Jaen le pasa lo que a la mayoría de las ciudades pequeñas y cabeza de provincia: que son provincianas. Son ciudades tranquilas y más o menos funcionales, con casi todo lo necesario pero faltas de muchas cosas, sin demasiados problemas (pero porque es pequeña y los problemas no caben), donde casi nunca ocurre nada (hasta que ocurre, que diría mi abuela), sin los agobios de las grandes ciudades pero con los mismos atascos y socavones y zanjas, y concejalillos….
    Lo dicho, una paraíso natural.

Los comentarios están cerrados.