Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Un tema que ESCUECE

El día 8 es el día internacional de condena de los malos tratos. Masculinos y femeninos…ese día nadaba yo muy rallada, discutiendo sobre el tema y me gustaría compartir con todos alguna opinión…..

* Por cada mujer fuerte, cansada de tener que aparentar debilidad, hay un hombre débil cansado de tener que parecer fuerte
* Por cada mujer cansada de tener que actuar como una tonta, hay un hombre agobiado por tener que aparentar saberlo todo
* Por cada mujer cansada de ser calificada como “hembra emocional” hay un hombre a quien se le ha negado el derecho a llorar y a ser delicado
* Por cada mujer catalogada de poco femenina cuando compite, hay un hombre que se ve obligado a competir para que no se dude de su masculinidad.
* Por cada mujer cansada de sentirse un objeto sexual, hay un hombre preocupado por aparentar que está siempre dispuesto
* Por cada mujer que se siente atada por sus hijos, hay un hombre a quien se le ha negado el placer de la paternidad
* Por cada mujer que da un paso hacia su propia liberación, hay un hombre que redescubre el camino a la libertad.

La violencia como una forma de resolver las tensiones y los conflictos.
O que somos pesadas, poco interesantes, más sosas que un yogurt de agua o directamente invisibles.

– cuando se utiliza un lenguaje sexista que no nombra a las mujeres

Anterior

Debate en la blogsfera

Siguiente

¿y tu qué opinas?

3 Comentarios

  1. les

    Claro que el tema escuece y tanto.

    Muy interesante, verdades como puños.

    Es raro leer, que alguien haga referencia a los “machismos vocablos”, a mí también, me parecen una chorrada.
    Del feminismo se tiene un concepto muy equivocado, distorsionado tanto por hombres como por mujeres.

    Hay algo que siempre se nos olvida, o no veo que se le dedique la suficiente atención y es tratar de eliminar ciertas creencias -no sabría como definirlo- dentro de las propias mujeres.

    Muchas mujeres asumen una serie de responsabilidades, hay algo en los “yoes” de las mujeres que de manera natural obliga adoptar una serie de que quehaceres; por ejemplo, cuando se casan : como todo lo concerniente al hogar, los hijos y desplazan al hombre de esas obligaciones; el hombre como nunca las ha tenido que hacer, no se da cuenta (increíble pero cierto); una mujer no puede esperar que un hombre educado por una madre – que fue educada en otros tiempos, no muy lejanos; hace menos de 50 años la mujer era un objeto al lado del hombre – se vaya a dar cuenta que los niños tienen que ir al dentista, que la ropa hay que lavarla, plancharla. Con esto no estoy disculpando al hombre, ni de broma, simplemente necesita un proceso de aprendizaje. Es más típico que el hombre casado siga manteniendo las reuniones con sus amigos de siempre que la mujer, ya que esta siempre tiene cosas que hacer en casa.

    Igual que en el trabajo, esto se nota mucho en la Pyme (ni que contarte en la Pyme Gallega), he visto a mujeres con toda su carrera, que también sirven cafés en las reuniones o le limpia la máquina de café o coge el teléfono (cuando no son sus funciones se entiende); y no es porque alguien se lo ha dicho explicitamente sino porque en cierta manera lo ha asumido que debe hacerlo; la mujer – creo – tiene que intentar superar estas cosas: no se toma café y ya está, que salgan bichos (dejo de tomar café), que suene el teléfono yo estoy ocupada en otras cosas…. no pasa nada.

    La mujer tiene que aprender a eliminar, a sacudirse ciertos “comportamientos” que se le suponen debe cumplir por el simple hecho de ser mujer. Creo que es fundamental, y por supuesto mas colaboración entre mujeres. La mujer ve a la otra mujer como un enemigo.

    No sé, si he conseguido explicarme pues es un tema muy complicado… y da para mucho.

  2. Himiko

    Ciertamente, es un tema muy complicado y da para mucho, pero estoy completamente de acuerdo con todo. Desde luego, tiene que salir de nosotras. también de ellos, pero es algo de lo que también tenemos que responsabilizarnos nosotras en detalles como lo de la ropa o la máquina del café… Siempre se ha dado por supuesto a quién èrtenecen ese tipo de funciones y a veces ni nosotras nos lo planteamos… Hay que cambiar el Chip.

  3. perfida

    Bufff 🙂 muchas gracias chicas, me siento comprendida. Yo creo que de pequeñas las madres cuando pasa algo dicen “deberia haber salidod e ti..hacer esto…” “deberia haber salidod e ti hacer esto otro…” y nos convencen de que la mejor manera de hacer las cosas es la mas abnegada, que en el trabajo cuanto mas nos sacrifiquemos mejor que con la pareja cuanto mas nos desvivamos mejor…y muchas veces tocamos fondo por no pensar en que necesitamos/queremos nosotras, y porque no se reconoce lo que hacemos, o peor aun llega a crear un habito en los demas de…”ya lo hara ella”

Comentarios cerrados.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén