Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Reflexión Día 1 – Economía

Como publiqué en el anterior post, quedan siete días, (ya por estas horas sabremos los resultados el domingo que viene), para que tengamos un nuevo presidente del gobierno. En nuestra opinión y sólo en la nuestra, la del pueblo, está el poder.

Mi reflexión de hoy aborda un tema tan principal en una sociedad como es la economía, obviamente sólo voy a comentar ciertos aspectos que considero relevantes para esta reflexión sin llegar a considerar todos las áreas clave de la economía de un país, para eso, ya están los programas de cada fuerza política. Obviaré igualmente los datos y os remitiré a las fuentes oficiales, simplemente hablaré de realidades cotidianas. Como decía Alexis Tocqueville, los gobiernos deben juzgarse por su capacidad para hacer que la gente sea feliz. Pues bien, yo no soy nada feliz y creo, que no soy el único.

En el caso de la economía española, un país ya integrado “plenamente” en la Unión Europea no debería presentar tanto sesgo en algunos indicadores económicos tan importantes como el paro, los salarios o el endeudamiento familiar.

Sigue siendo uno de los grandes problemas de España, pese a que el señor Aznar, asegurara ya hace dos legislaturas, que para el día de hoy ya habría dejado de ser un problema. Nos encontramos por tanto con un país donde el empleo precario supera con creces al indefinido y colectivos como los jóvenes, las mujeres o la tercera edad siguen siendo discriminados laboralmente aparte eso si, de encontrarnos con la media de salarios más pobres de la UE, sin un crecimiento armónizado con el de los precios (IPC), lo que se traduce en un menor poder adquisitivo. (Todo esto hablando como media, claro está, que son muchos, sobre todo las grandes empresas privadas y las clases sociales más altas, los que sin embargo han visto incrementar sus ingresos como nunca antes durante este gobierno del Partido Popular)

En otro orden de cosas, el endeudamiento de las familias españolas sigue creciendo considerablemente, en contraposición a los grandes beneficios observados en la banca privada con elevados, en muchos casos, tipos de interés que pueden tener peligrosas repercusiones a nivel económico, puesto que el ahorro es otro motor de crecimiento para el futuro.

Bienes tan importantes como el agua, siguen privatizándose y terrenos públicos pertenecientes a distintos ministerios como el de defensa siguen pasando a la propiedad privada a cambio de unos cuantos duros. La Economía social de mercado que reza nuestra constitución parece haberse desviado directamente a una economía capitalista que pone en peligro los derechos, libertades y grantías de los más débiles.

La especulación inmobiliaria se ha convertido en el negocio del siglo para unos pocos y contemplamos impotentes como la gran mayoría de ciudadanos no podemos aspirar a un derecho constitucional tan importante como es la vivienda. Recuerdo aquel debate del año 93 en el que José María Aznar recriminaba al señor Felipe González “lo mucho que estaba subiendo la vivienda”. Pues muy bien, sepan ustedes, que los inmuebles durante estos años llega a costar hasta casi 2,5 veces más. A esto habría que unir lo olvidado que se tienen a los colectivos menos favorecidos y las escasas viviendas de protección oficial que se han construido.

Un fenómeno tan importante para cualquier economía como es la inmigración se está abordando desde una óptica totalmente equivocada y a mi juicio, ineficaz. tengamos en cuenta que la inmigración supone, por una parte, un aumento demográfico que incide directamente sobre el Producto Interior Bruto (PIB) de cualquier sociedad, es decir, crecimiento económico y por otra una mano de obra más barata y que aporta increibles ingresos a nuestra seguridad social y contribuye a sanearla. Sin embargo parece que muchos políticos andan más preocupados pensando que nos atacan los bandidos y abordan la inmigración desde el punto de vista negativo, esto es, como una invasión, como una traba. Efectivamente, si se adoptan las medidas oportunas, se legalizan correctamente toda esta fuerza migratoria y se canaliza la fuerza laboral, España hubiera crecido considerablemente tal como lo ha hecho Francia por ejemplo.

Podría seguir hablando aquí de las pensiones, de la economía sumergida o evasión impositiva, de la financiación de las comunidades, de la productividad, del ahorro, … tantas y tantas cosas que quizás aburran en un post. Yo ya tengo claro quien me ofrece lo que ahora no tengo.

Anterior

7 días, 7 reflexiones

Siguiente

Los Premios Jaspies 2004

8 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo en tu diagnóstico de la situación económica. Sin embargo, disestimos en una cuestión que es fundamental: afirmas que el poder está en el pueblo y que a través de la expresión democrática del pueblo a través del voto ejerce este poder.
    Sin embargo, yo pienso que esto no es así, que no gozamos de una democracia real sino de una partitocracia en la que la cúpula de cada partido controla totalmente las listas electorales. El poder está en otra parte. Es como pensar que el poder de una empresa está en manos de sus trabajadores, cuando ni siquiera el consejo de administración a veces controla a su propio equipo gestor.

  2. Gracias por linkearme. No sois plebeyo, caballero, la nobleza va mas alla de un titulo y unos blasones.

  3. David

    Creo que por el otro lado habría que reconocer los dos millones de afiliados a la SS. más desde el año 96 frente al estancamiento de los años 80 y principio de los 90. Al fin y al cabo, un trabajo temporal es mejor que estar en el paro.

  4. Que suerte tienes de saber quien te ofrece lo que no tienes. A mi me da que todos ofrecen y luego dan poco.
    Lo que tengo muy claro es que ninguna mayoría absoluta es buena, y no debería salir ningún partido gobernando mayoritariamente.

  5. jio

    estoy plenamente con lian. 😉

  6. lua

    Ofrecer? si es que ahora ni prometen!!!, un mitin es un sarao para desprestigiar al partido contrario y lo triste es que tod@s lo hacen, y nosotr@s aquí divagando cual es la opción menos mala a quien votar, es triste no?

  7. lua es muy triste, antes por lo menos decían puedo prometer y prometo, aunque no lo hicieran después. Ahora solo se insultan los unos a los otros.

    Jio y yo contigo 😉

  8. Mon

    Aún podemos pagar los pisos, creo que pueden seguir subiendo, más, más…

Comentarios cerrados.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén