17:27. Me he quedado dormido, creo que ya no tenía fuerzas de lo poco que dormí ayer y de tantos e intensos sentimientos. Enciendo la tele y sigue habiendo sangre.

Miro por la ventana. El cielo anda algo difuso, incluso a veces da la sensación de que va a romper a llorar, otras el sol se asoma tímidamente pero con mucha fuerza como queriendo mandar mil rayos de paz. Quizás él también sepa lo que está pasando.

Vengo al ordenador. Necesitaba soltar estas palabras antes de acudir a la manifestación. Espero que todos lo hagan. Preparo las baterías de la cámara. Hoy el reportaje va a ser en balnco y negro.

Mil voces suenan en mi cabeza y todas dicen lo mismo: LIBERTAD