Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Después de …

22:07. Llego a mi casa. Dolor de tobillos y sensación extraña.

Toda España se ha movilizado, mis amigos, mis vecinos, mi barrio, mi ciudad, también estaban allí. Silencio respetuoso. Palmas de compasión.

Velas y ojos húmedos. Manos blancas y corazones solidarios. Gracias.

Al volver a casa, en el autobus, un niño que había acudido sólo, por su propio pie. Derrotado descansaba de algo que no entiende. Yo tampoco lo entiendo.

despuesde.jpg

Anterior

Antes de …

Siguiente

Mi día de reflexión

7 Comentarios

  1. DGQ

    Sólo el dolor más duro da pie a una gran esperanza. Tal vez una esperanza que quede muy lejos, tal vez una esperanza que se convierta en utopía. No olvidemos el dolor, y la esperanza seguirá siempre ahí.

  2. Ha sido maravilloso. Yo llego hace sólo unos minutos y uff, la sensación ha sido indescriptible, ver a tanta gente en silencio movida por la solidaridad me ha hecho entender que aun queda esperanza y que se puede vencer al terror con el amor y la paz.
    Hacia horas que había acabado la manifestación y la gente no se marchaba, luego gritos, coros y velas. Me he sentido tan orgulloso!

    Puedes estar satisfecho de ese dolor de tobillos Jasp! 🙂

    Gracias a ti también.

  3. lua

    Dicen que la primera reacción ante la tragedia es la negación.
    No del hecho en sí, sino la negación del dolor.

  4. Hoy ya no sientes el dolor de los tobillos pero sí el de tu alma que se ha muerto un poco más.
    Animo.

  5. jio

    🙁

  6. Increíble lo del chiquinín que fue solo a la manifestación.
    Gracias jasp, por gritar con todos. El jueves, nos mataron un poquito a cada uno de nosotros.

  7. Todos sentimos que debiamos ir, a gritar contra el terrorismo, provenga de quien provenga, a decir BASTA YA de muertes, basta ya de injusticias, basta ya de tantas y tantas cosas. Espero solucionarlo todo el domingo. Besos

Comentarios cerrados.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén