Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

La historia se repite

Dicen que cuando Bill Gates estornuda, Europa se resfría; yo añadiría, el mundo entero.

Y comienzo este post con esa cita porque me gustaría hablar sobre la prepotencia de los Estados Unidos de América. Esos mismos cuyo escudo y banderan “representan” honor, libertad, patria y democracia. Realmente demagógico.

En Septiembre de 2001 los terrositas islámicos entran como Pedro por su casa en el mismo corazón de USA. Atentan contra los símbolos económicos (Torres Gemelas de Manhattan), políticos (Casa Blanca, o al menos lo intentan) y militares (el Pentágono).

En ese momento en el que cada ciudadano americano se sentía Dios por comer hamburguesas de mierda, llevar zapatillas Nike y no saber donde se encuentra Madagascar, los aviones de fuego llegaron desde el cielo, sin saber ni como ni donde. En sus alas, teñidas de sangre un mensaje claro desde otra parte del mundo: “eyy, hooola, estamos aquíii… no sois los reyes del universo“. Un toque de atención, una llamada a la humildad, que desgraciadamente provocó un par de miles de muertos.

Como si el mismísimo Dios se tratara, George Bush salía al atril diciendo: “lo pagarán muy caro“, y vaya si lo pagaron. Primero Afganistan, después Irak, ¿cuantos muertos y heridos? …. más de 20 veces lo que a EEUU le hicieron.

El pueblo americano al completo se vistió de patriota para demostrar una vez más su prepotencia.

¿Una vez más? …. si, ¿no recuerdan? . Me quedaré con un ejemplo de entre los muchos que elegir.

Finales de 1941. Segunda Guerra Mundial. Hasta ese momento, el conflicto se había circunscrito a los países europeos.

En diciembre de ese mismo año entraron en escena otras dos potencias: Japón y Estados Unidos. Ambos países mantenían discrepancias desde que Japón, en el otoño de 1940, instaló tropas en Indochina. Durante todo ese año y hasta bien avanzado el 1941, se intentaron arreglos diplomáticos sobre el dominio del Pacífico. Se pretendía llegar a un pacto de no agresión. En octubre de 1941 asumió la jefatura de gobierno en Japón el general belicista Hideki Tojo, quien demostró muy pronto sus intenciones de no ceder ante Estados Unidos.

El 8 de diciembre de ese año, y mientras se realizaban negociaciones diplomáticas en Washington, aviones de fuego (¿recuerdan?) con el punto rojo en las alas de sangre japonesa bombardearon y aniquilaron gran la flota estadounidense del Pacífico, que se encontraba en el puerto de Pearl Harbour, en las islas de Hawai. Al mismo tiempo, cayeron en manos japonesas las bases navales en Wake y Guam. El 25 de ese mes cayó Hong Kong y más tarde Filipinas, Singapur, Birmania y Java.

El gigante americano, que parecía dormido y que sólo había intervenido en la guerra para prestar ayuda solidaria a Inglaterra, despertó de su letargo. El país enteró se movilizó. Miles de jóvenes se alistaron en las fuerzas armadas, las industrias comenzaron a producir grandes cantidades de cañones, tanques, barcos y aviones.

EEUU declaró otra vez la guerra a quien osaba salpicarle lo que fuera. Dijo, que lo pagarían caro, … y vaya, si lo pagaron caro. Tan sólo dos bombas hicieron falta: HIROSHIMA Y NAGASAKI

6 de agosto de 1945, 8:15 horas, el cielo estaba despejado. Acababa de sonar la alarma aárea cuando una bomba, bautizada con el nombre de “Little Boy”, fue lanzada en paracaídas desde el bombardeo “Enola Gay”, un B-29 ES. La bomba tenía tres metros de longitud y pesaba 3.600 kilogramos. Su carga de uranio de 235 tenía una potencia equivalente a 12, 5 kilotones de dinamita. Explotó a 580 metros de altura. Al deflagar, la temperatura de la bola de fuego (que alcanzó cien metros de diámetro) de 1.8000 C en la superficie y de 300.00 C en el centro. Murieron en el acto 174 personas y hubo miles de heridos. Una ciudad destrozada.

El Infierno de Dante acaba de abatirse sobre Hiroshima. Yamaoka Michikio, una niña de 15 años que estaba a 800 metros del hipocentro de la bomba en Hiroshima, lo describió así:

“Oí un leve ruido de motores de avión al acercarme al río…Y entonces ocurrió. No se oyó nada. Noté algo muy extraño. Muy intenso. Noté colores. No era calor. No se podía decir que fuese amarillo pero tampoco azul. En aquel momento pensé que yo sería la única en morir. Y me dije “Adiós, mamá”. Dicen que soporte temperaturas de siete mil grados centígrados…Nadie de los estaba allí parecía un ser humano. Hasta aquel momento creía que eran bombas incendiarias lo que habían lanzado. Todo el mundo estaba estupefacto. Todos parecían haber perdido la facultad del habla. Nadie podía gritar de dolor aunque estuviesen envueltos en llamas. Nadie gritaba que se abrasaba. Mis ropas ardían y también mi piel. Toda hecha jirones. Me había hecho trenzas pero ahora mi pelo parecía la melena de un león. Había personas, que apenas respiraban, que intentaban volver a colocarse los intestinos que se les habían salido. Personas con las piernas arrancadas de cuajo. Decapitadas. O con la cara quemada e hinchada de tal manera que resultaban irreconocibles. Lo que yo vi fue un verdadero infierno.

9 de agosto de 1945, el B-29 “Bock’s Car”, lanzó la segunda bomba, de plutonio, sobre Nagasaki. Su lirismo ocultaba una verdad patética; la bomba mató a unas 74.000 personas y dejó un legado de daños causados por la radiación que duró décadas.

Después de escribir todo esto me quedo sin palabras porque los sentimientos me ahogan…

fotohiroshimaportada.jpg

Anterior

Mi última adquisición

Siguiente

Martes Trece

8 Comentarios

  1. Quizas sea cierta aquella frase en el casco de un soldado creo que en la pelicula “la chaqueta metalica” (?)… “BORN TO KILL”.

    De casta le viene al galgo.

  2. perfida

    Lo que duele es el “homo homini lupus est”

  3. Cuantos post como el tuyo se podría continuar con las barbaridades de los yankies… si es que llevan toda la vida haciendo lo que quieren, se creen los guardianes del universo, y no son más que lo peor que hay en el.
    Buen post tio, doloroso, pero muy bueno
    Un abrazo

  4. Pero es la historia que se repite… yo creo q es mas bien condicion humana que del pueblo americano solamente.

    que pasaba cuando españa era potencia mundial hace unos siglos ? y cuando lo fue roma ? o cuando arraso carlo magno ?

    Es lo de siempre… pero con el paso del tiempo cambia el protagonista.

  5. Las atrocidades en la guerras suelen ir a partes iguales. Por desgracia, la crueldad, la falta de escrúpulos, la falta de dignidad, la arrogancia, el deseo de venganza.. están muy repartidos. Nuestro sheriff planetario se ha llevado una buena parte de todas esas “virtudes”. A las víctimas les da igual el nombre de su verdugo, por eso siempre van con capucha negra.
    Por cierto, corrige el número de muertos de la bomba de Hiroshima.
    Saludos.

  6. es muy posible que me parta ewl brazo hoy… ahhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!

  7. MÁS DE 100 AÑOS DE TERROR INTERVENCIONISTA

    La larga historia intervencionista de los Estados Unidos en todo el planeta es el resultado de una política exterior que ya hace más de dos siglos que dura y que en los últimos cien años ha cobrado una relevancia especial. En todos los casos los EUA persiguen razones de expansionismo y conveniencia económica que contrasta con el padecimiento endémico de los países que se ven sometidos a su yugo.

    En estos momentos está en el candelero la decisión de un nuevo ataque contra Irak que, aún sin motivo alguno y teniendo gran parte de la opinión pública mundial en contra, a buen seguro prevalecerá en pos de los intereses energéticos de la familia Bush y su cúpula de Washington sobre razones humanitarias y del derecho internacional. Y todo por controlar las segundas reservas petroleras más importantes del planeta. ¡Que les importa el padecimiento humano si en sus podridas morales sólo cuenta el beneficio de sus transnacionales energéticas!

    Por ello, a continuación un breve repaso de todas las agresiones que este país ha perpetrado contra los pueblos del mundo durante el último siglo. Refresquemos la memoria y hagamos algo para detener la guerra.

    MÁS DE CIEN AÑOS DE INTERVENCIONISMO ESTADOUNIDENSE (ÍNDICE)

    México (1835), Nicaragua (1893), Cuba (1898), Puerto Rico (1898), Filipinas (1898), Honduras (1899), Colombia (1900), Panamá (1903), República Dominicana (1905), Haití (1915), El Salvador (1932), Hiroshima y Nagasaki (1945), Bolivia (1946), Islas del Pacífico (1947), Perú (1948), Tailandia (1948), Corea (1950), Irán (1953), Paraguay (1954), Guatemala (1954), Líbano (1958), Vietnam (1962), Brasil (1964), Indonesia (1965), Argentina (1966), Camboya (1968), Laos (1971), Uruguay (1972), Chile (1973), Angola (1976), Granada (1983), Libia (1986), Irak (1991), Somalia (1992), Sudán y Afganistán (1998), Yugoslavia (1999), Afganistán (2001)

    1835, México

    La oleada de expansionismo yanqui se quedó con la mitad de los territorios que en su día pertenecían a México. En 1914 el presidente Wilson ordena desplegar 25000 hombres y varios navíos en la costa mexicana de Tampico para, a la descarada, robar más de 8 millones de dólares de la caja fuerte de aquella aduana local.
    A partir de la revolución mejicana las relaciones con los EUA empeoran. A raíz de la ocupación de Columbia por parte de Pancho Villa, desde donde Estados Unidos fomentaba la contrarrevolución, el gobierno americano herido en su orgullo moviliza a 12000 soldados bajo el mando del general Perhing. Aún así son derrotados en 1916 y deben de retroceder con la cola entre las piernas.

    A pesar de esa hazaña de resistencia de la revolución mejicana de entonces, es más que conocida la injerencia permanente sobre los sucesivos gobiernos del PRI. En 1994 con motivo del alzamiento zapatista, y coincidiendo con la entrada en vigor del vergonzante Tratado de Libre Comercio (NAFTA) que somete a Méjico a los dictados de las multinacionales yanquis, diferentes asesores militares retornan a este país para controlar de cerca el EZLN.

    1893, Nicaragua

    El presidente americano William Taft ordena la invasión en 1893 de Nicaragua para derrocar al presidente liberal José Santos Zelaya, que pretendía encomendar la construcción de un canal interoceánico a Japón, y permanecen allí hasta 1925. Al año siguiente retornan en auxilio de su presidente títere Adolfo Díaz después de que Augusto César Sandino se alzara al frente de un ejército popular de 3000 hombres para conseguir una auténtica independencia. Sandino, mediante una guerra de guerrillas, mantuvo en jaque a más de 12000 infantes norteamericanos durante más de 6 años, cumpliendo su palabra de no deponer las armas hasta que el último de los invasores no abandonara Nicaragua.
    Los marines se marcharon pero dejaron montada su Guardia Nacional encabezada por Anastasio Somoza García que asesinó a Sandino e impuso una dictadura sangrante que duró décadas, perpetuándose el régimen en la figura de su hijo, graduado en West Point, Anastasio Somoza Debayle. En esa época el país dependía por completo de los USA y miles de personas fueron encarceladas y masacradas. En 1979 el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), tras años de lucha, consigue una indiscutible victoria revolucionaria.
    Washington forma la llamada “contra”, armando hasta los dientes a exguardias somozistas para derrocar a los revolucionarios nicaraguenses. El presidente Reagan en 1983 ordena que 2 escuadras norteamericanas con cerca de 30 navíos, centenares de aviones y helicópteros, así como más de 20000 hombres empiecen a hacer maniobras militares en las costas nicaraguenses. A parte, 4000 marines más desembarcan en Honduras con el propósito de eliminar a los sandinistas haciendo incursiones desde ese país vecino. En definitiva, las acciones de “la contra” van siempre seguidas de centenares de víctimas de entre la población civil.
    Si la resistencia sandinista fue capaz de mantener la independencia de su tierra ante la beligerancia americana, el cerco económico impuesto por los USA a que fue sometida Nicaragua logró hacerles perder el poder en unas más que dudosas “elecciones democráticas”.

    1898, Cuba

    Aprovechando una explosión fortuita del acorazado Maine fondeado en La Habana le declaran la guerra a España para forzarles, tras su victoria, a la entrega de la isla más las colonias de Puerto Rico y Filipinas. Para Cuba el affaire solo supuso un cambio de amo. Gobernaron Cuba directamente hasta 1902 y mediante la enmienda Platt se apropiaban de una parte del territorio cubano, Guantánamo, en el que todavía mantienen su base militar. A partir del mandato de su primer presidente, Estrada Palma en 1902, la República Cubana estuvo siempre mediatizada por el control político y económico de los USA hasta la revolución socialista de 1959. Desde entonces la administración de Washington mantiene su peculiar guerra contra la Revolución que ya dura 44 años. Se han intentado todo tipo de acciones desestabilizadoras (políticas, militares, económicas, diplomáticas, psicológicas, propagandísticas, de guerra biológica, de sabotaje, etc…) sin lograr derrocarla. A continuación un breve repaso:

    Más de 4 décadas de bloqueo económico que se ha visto más efectivo después de la desaparición de la URSS
    En 1960 la CIA organiza grupos de mercenarios que se infiltran en la isla para atentar contra la población. Esos actos terroristas perpetrados por los servicios de inteligencia le costaron la vida a más de 500 personas
    En 1961 Kennedy ordena la invasión de Playa Girón pero en esta ocasión el potencial bélico yanqui no le sirve más que para perder aquella batalla. La operación se saldó con más de 170 personas muertas
    Visto el nulo éxito de las operaciones militares vuelven a las campañas terroristas y de sabotaje en manos de mercenarios anticastristas. Las decenas de atentados de estas últimas décadas han provocado la muerte de 234 personas
    Guerra biológica contra la población y la agricultura isleña con fines desestabilizadores: en 1972 la “operación mangosta” consistió en la introducción del virus de la peste porcina africana que causó la epidemia y posterior sacrificio de más de medio millón de animales de la especie porcina, en 1981 se inoculó el virus del dengue tipo-2 que causó una epidemia entre la gente provocando la muerte de más de 150 personas (la mayoría niños) y en 1996 se fumigó el corredor de Girón con la plaga de insectos Thrips palmin (la avioneta despegó de la base militar Patrick de Florida) causando la pérdida de cosechas agrícolas

    1898, Puerto Rico

    En ese año invaden el país y aún continúan allí. Imponen el inglés como idioma oficial e intentan convertir la isla en una plantación de caña de azúcar y en una base militar. Utilizan la pequeña isla de Vieques como territorio donde los marines hacen maniobras y bombardean con uranio empobrecido.

    1898, Filipinas

    Invaden Manila en ese año 15000 marines bajo el mando del general Otis para vencer la resistencia encabezada por Emilio Aguinaldo. La brutal represión posterior le cuesta la vida a hombres, mujeres y niños tal y como relata Mark Twain en uno de sus libros.
    En 1901 el presidente yanqui Mckinley impone las enmiendas Spooner y Platt que aseguran la dominación, servilismo y la miseria existente hoy en día.

    1899, Honduras

    La compañía americana United Fruits entra en Honduras en 1899 e impone su prepotencia económica y su trato esclavista sobre los trabajadores. Los propietarios de la compañía consiguen la propiedad de enormes extensiones de tierra y controlan el 90 % de la producción de fruta del país. También dominan el transporte ferroviario, naval y portuario de Honduras. Habiendo un dominio económico tan manifiesto por parte de la United Fruits, Honduras no necesita de intervenciones militares americanas.
    En 1924 el ejército americano interviene como “mediador” en uno de los múltiples litigios con su país vecino Nicaragua. Pero la presencia militar americana se incrementa sobretodo durante la revolución sandinista, utilizando el país para adiestrar a “la contra” que tantas víctimas civiles causó a Nicaragua.

    1900, Colombia

    Desde el inicio del siglo XX Colombia ha padecido la dictadura de los monopolios económicos estadounidenses, que se han apoderado de todos los sectores estratégicos, tras la complacencia de los diferentes gobiernos liberales y conservadores que se han ido sucediendo allí. Esa actitud servilista ha favorecido la colonización barriestrellada. La oposición actual a ese dominio recae en la guerrilla de las FARC y del ELN pero el Plan Colombia, con el pretexto de acabar con el narcotráfico, le permite a los EUA y a sus aliados una intervención militar directa.

    1903, Panamá

    El dominio del pasaje interoceánico que supone la geografía de Panamá, y su futuro canal, lleva a los EUA a desembarcar en Puerto Colón para reclamar la autodeterminación del país, que estaba confederado con Colombia, en 1903. De paso firmaban con la nueva junta de gobierno un tratado, humillante para la soberanía del país, que les aseguraba el control de aquella orografía (posterior control del canal y las ganancias millonarias que se derivan de su explotación).
    En 1964 el ejército americano masacra a estudiantes panameños que reclaman mayor autonomía. En 1977 el coronel nacionalista Omar Torrijos acuerda con Jimmy Carter la retirada definitiva del ejército americano para el año 2000, cosa que no acaba de suceder aún, pero le cuesta esa osadía la vida años más tarde. Oficialmente pierde la vida Torrijos en un accidente de aviación, pero al parecer fue un asesinato cometido por los servicios de inteligencia yanquis.
    Uno de los mandatarios sucesores de Torrijos fue el general Manuel Noriega. Éste había sido agente de la CIA y su fidelidad barriestrellada le fue recompensada con la jefatura de la Guardia Nacional panameña. Su suerte se truncó cuando empezó a reclamar mayores cotas de autonomía para el país. Así que el 1989 un juez norteamericano ordena la detención de Noriega por supustos tratos con el narcotráfico internacional. La resistencia de noriega y de las fuerzas populares acaba con una nueva invasión. George Bush (padre) ordena el ataque de Panamá con 26000 hombres para su captura. Los marines lanzan bombas de napalm en pueblos y barrios humildes asesinando a más de 7000 personas. Noriega es detenido, llevado a los EUA y condenado a 40 años de prisión. Nuevamente el orden queda reestablecido a los modos de Washington.

    1905, República Dominicana

    En ese año Roosevelt coloca en las aduanas del país recaudadores. En 1916 desembarcan los marines que se quedan hasta 1924. En 1930 accede al poder el dictador Rafael Leonidas Trujillo, bajo el amparo americano, que persigue, encarcela o elimina a la oposición. A Trujillo le sigue Balaguer que es otro dictador títere de los americanos. En 1962 Juan Bosch, líder de la oposición democrática, consigue vencer en las urnas pero Washington promueve un golpe militar al que las fuerzas populares, encabezadas por el coronel Caamaño Deño, se oponen para retornar el gobierno a Bosch. El presidente Lyndon Johnson no tolera esa resistencia popular y ordena la invasión del país en 1965. En la resistencia a los marines liderada por Caamaño, que posteriormente será asesinado cuando desembarcaba desde cuba al frente de una columna de guerrilleros, mueren centenares de personas y muchas otras son consideradas como “desaparecidas”. Finalmente en 1966 el orden de Washington toma forma en la figura del dictador Balaguer que acentúa la colonización yanqui, eliminando a más de 8000 disidentes.

    1915, Haití

    El ejército de resistencia comandado por Charlemagne Péralte hace frente a la primera invasión yanqui de 1915, pero es finalmente vencido, tras el asesinato de Charlemagne, y los marines se quedan hasta 1934. Años más tarde se proclama como “presidente vitalicio” François Duvalier (Papa Doc), lógicamente bajo el amparo americano por su cruzada anticomunista, y el país entra en un periodo de martirio prolongado de represión y miseria. Los escuadrones paramilitares del Tonton Macoute asesinan a decenas de miles de personas. Para colmo, el secretario de estado, Thomes Enders, felicita a Papa Doc por “su conciencia democratizadora”.
    En 1971 a François Duvalier le sucede su hijo Jean-Claude, en la misma línea que su padre en cuanto a la docilidad frente a la política exterior americana, que a pesar de su corto “reinado” deja un rastro de 40000 ejecuciones extrajudiciales i miles de encarcelamientos.
    Años más tarde los EUA vuelven a invadir Haití, ahora por razones humanitarias, para auxiliar a su derrocado presidente Aristide. Los marines trajeron “su propio orden” pero el país continúa a la deriva.

    1932, El Salvador

    Previamente a esa fecha la política exterior americana ya había asegurado su presencia en El Salvador mediante el dominio económico impuesto por sus multinacionales. Pero es en 1932 cuando envían tropas para auxiliar al general dictador Maximiliano Martínez que veía amenazado su poder por la revuelta popular del Partido Comunista y su líder Farabundo Martí. En esas luchas murieron asesinadas más de 30000 personas.
    La presencia militar americana aumentó a partir de 1980 cundo Reagan autoriza el envío de millones de dólares en sofisticado armamento para combatir a la guerrilla del Frente Farabundo Martít de Liberación Nacional (FMLN). Esa guerra constante contra la guerrilla le ha costado la vida a más de 100000 personas. Hoy por hoy la presencia americana sigue intacta, mediante sus multinacionales o a través de su soporte militar encubierto.

    1945, Hiroshima y Nagasaki

    En agosto de 1945, a pesar de que Japón estaba a punto de rendirse, los EUA deciden lanzar el primer ataque atómico de la historia del planeta. Su objetivo era probar sobre población indefensa su nueva maquinaria letal, inaugurar la era del terror atómico y, de paso, resarcirse de la derrota que les infligieron en Pearl Harbor en 1941. Los resultados fueron centenares de miles de cadáveres y una nube radioactiva persistente durante decenas de años. Todavía hoy la población padece las secuelas de la radioactividad.

    1946, Bolivia

    En ese año la administración americana dió su apoyo a un gobierno de derechas que asesinó a 30000 personas. Lo mismo sucedió en 1964 con el general golpista René Barrientos que ponía a disposición de las multinacionales americanas los recursos minerales del país. En 1967 la CIA tiene vía libre para perseguir y asesinar al Che Guevara. Posteriormente, en 1971 la influencia americana se reencarna en el golpe de estado del general Hugo Banzer, y en 1980 mediante el general narcotraficante Luis García Meza.

    1947, Islas del Pacífico

    Acabada la segunda guerra mundial el dominio sobre ese territorio, Micronesia, es total. Lo utilizan para hacer todo tipo de maniobras y pruebas militares. Así pués a las Islas Marianas, las Islas Marshall (los atolones Bikini y Eniwetok han sido utilizados para pruebas nucleares) y a las Carolinas se les impusieron tratados de colonización que todavía siguen vigentes.

    1948, Perú

    El dictador Manuel Odria toma el poder ese año hasta 1956 apadrinado por Washington. En 1969 se encargan de derrocar al gobierno nacionalista de Juan Velasco Alvarado que es hostil a toda ingerencia. Y últimamente han estado detrás del dictador Alberto Fujimori y de Vladimiro Montesinos, agente de la CIA, que facilitaron el expolio barriestrellado así como el acoso a la guerrilla maoista de Sendero Luminoso.

    1948, Tailandia

    Derrocan el gobierno legal colaborando con oficiales derechistas que acaban imponiendo la dictadura de Phibun Songgran. Desde entonces las relaciones con Estados Unidos han sido una balsa de aceite: colaboración económica y militar.

    1950, Corea

    El presidente Truman ordena su invasión, para evitar que caiga en la órbita comunista, mediante la operación bautizada como “dominio de la fuerza”. La misma supone 3 años de bombardeos, en los que no dudan en utilizar napalm, y la destrucción total del país con más de 2 millones de muertos.

    1953, Irán

    Bloqueo económico y golpe de estado orquestado por la CIA contra el primer ministro Muhammad Mossadeq que decidió, amparado en la constitución de 1949, nacionalizar el petroleo y expropiar la compañía, de capital americano, Iranian Oil Co. La osadía soberanista de Irán retorna al poder al manejable sha Reza Pahlawi que se mantiene hasta la revolución islámica de Khomeini.

    1954, Paraguay

    En ese año toma el poder Alfredo Stroessner que impone su tiranía a lo largo de 40 años. Lógicamente detrás estuvo el soporte del tío Sam.

    1954, Guatemala

    Golpe de estado con el soporte de la embajada americana, bombardeos en diversas ciudades e invasión de comandos para alzar al poder al coronel Castillo Armas, formado militarmente en Fort Leavenworth (Kansas). Todo orquestado por el jefe de la CIA Allan Dulles que ve peligrar los intereses económicos de la United Fruit a propósito de la reforma agraria que intenta impulsar el presidente legítimo Jacobo Arbenz. Dicha reforma suponía la expropiación de 85000 hectáreas propiedad de la multinacional frutera.
    En 1963 vuelven a estar detrás de otro golpe castrense que encumbra al general dictador Efrain Ríos Montt causante de 150000 muertos, 50000 desaparecidos y un millón de exiliados.

    1958, Líbano

    El general Eisenhower envía a 10000 marines para “pacificar” la región aunque su verdadero propósito es el de proteger el poder pronorteamericano de Camille Chamoun.

    1962, Vietnam

    Hasta 1973 el ejército de los USA invade y bombardea el país para hacer retroceder el comunismo. Durante ese periodo se descargan más toneladas de bombas que todas las lanzadas durante la segunda guerra mundial y se experimenta con arsenal químico-bacteriológico. Se destruyeron el 70 % de los pueblos del norte, se inutilizaron 10 millones de hectáreas de tierra, los poblados del Viet-cong eran quemados y la población civil sufría todo tipo de torturas y vejaciones por parte de los marines que, tal como afirmaba el general Curtis Lemay, pretendían “hacer retroceder el Vietnam a la edad de piedra”. Los crímenes contra la humanidad cometidos por las tropas USA en esta guerra son del todo irracionales. Se calcula que murieron más de un millón de personas y 800000 niños quedaron huérfanos. A consecuencia del armamento químico empleado en los ataques todavía hoy se padecen secuelas como malformaciones en recién nacidos. A pesar de la desigual correlación de fuerzas la guerra del Vietnam supuso una de las mayores derrotas del ejército norteamericano. En 1975 se produce la reunificación política y un año más tarde se proclama oficialmente la República Socialista de Vietnam.

    1964, Brasil

    La Casa Blanca está detrás del golpe de estado contra el presidente populista Joao Goulart que pretendía impulsar una reforma agraria y fomentar una política social en favor de los estratos más pobres. Después el país queda en manos de regímenes mlitares que ejercieron una dura represión contra las fuerzas populares prácticamente hasta 1979. Hoy la influencia USA es grande y como consecuencia Brasil está endeudado en más de 285000 millones de dólares.

    1965, Indonesia

    Golpe de estado del general Suharto inspirado por la CIA para evitar el comunismo. El coste de esa intervención: más de 700000 muertos y 20000 presos políticos.

    1966, Argentina

    Golpe de estado del general Juan Carlos Onganía con el permiso del tío Sam. En 1976 la embajada americana da su apoyo a la dictadura militar del general Videla y del almirante Massera que se traducen en una cruel represión: 30000 personas fueron asesinadas o “desaparecidas”. Aprovechan también para introducir asesores militares expertos en torturas y secuestros indiscriminados y utlizan el Batallón 601 argentino para operaciones de guerra sucia contra El Salvador y Nicaragua.
    En 1982 le declaran la guerra al general Galtieri a través de su aliado Inglaterra, por la osadía de invadir Las Malvinas que consideran estratégicas por sus recursos, causando miles de muertos entre los jóvenes soldados de reemplazo del ejército argentino.

    1968, Camboya

    Mueren miles de personas a consecuencia de los bombardeos sobre la ruta de Ho Chi Minh. Posteriormente invaden el país para combatir a los guerrilleros del Khemer Rojo causando la muerte de más de 100000 personas.
    Después de reconocida su derrota en Vietnam Gerald Ford ordena un ataque, con la escusa de que un barco mercante estadounidense ha sido retenido por la marina camboyana, pero sufren otra estrepitosa derrota.

    1971, Laos

    Continuando con su acoso militar sobre esa región oriental, junto con las campañas contra el país vecino Camboya, descargan unas 800000 Tn de bombas, incluidas las que contienen napalm y gases químicos, en las casi 500 misiones aéreas diarias durante los 9 años que dura el hostigamiento de la zona. Los resultados son el exterminio de la flora y fauna de las regiones afectadas por los bombardeos así como la muerte de miles de civiles desarmados.

    1972, Uruguay

    El tinte conservadurista y represor de la dictadura de Bordabarry es rápidamente apadrinada por la Casa Blanca. A ese regimen le sucede en 1976 otra dictadura militar hasta que en 1984 se legalizan los partidos tradicionales. Muertes, desaparecidos, 40000 presos políticos y miles de exiliados es el balance de ese ciclo. Los Tupamaros demostraron que la CIA estuvo detrás de esas tareas represoras tras capturar a uno de sus agentes, Dan Mitrione.

    1973, Chile

    El 11 de septiembre de ese año la casa presidencial de la Moneda es bombardeada y el presidente legítimo Salvador Allende, tal y como en una alocución radiofónica prometía, pagó con su vida la lealtad del pueblo. Augusto Pinochet era el nuevo mandatario impuesto por la Casa Blanca. Toda la cobertura bélica y de inteligencia del golpe de estado estuvo supervisada por el gobierno estadounidense: diversos navíos y el submarino Clamagor americanos se encontraban “casualmente” frente a las costas chilenas. Lo que vino después es de sobra conocido, miles de muertos y desaparecidos, estadios de fútbol convertidos en campos de concentración y cientos de miles de exiliados a consecuencia de la represión pinochetista.
    La suerte de Allende estaba echada cuando emprendió una serie de medidas económicas que afectaban a las multinacionales norteamericanas. Ya en 1970 el director de la tecnológica ITT, John McCone, ofreció un millón de dólares al secretario de estado Henry Kissinger y al jefe de la CIA Richard Helms para contribuir en el derribo del gobierno socialista de Allende.

    1976, Angola

    Para contrarestar el auge revolucionario del Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA) la CIA interviene dando armas y dinero a la contraguerrilla de la UNITA de Jones Savimbi. Las incursiones de ese grupo provocan miles de muertos entre la población.

    1983, Granada

    Reagan ordena invadir este país con 6000 marines con el pretexto de que la pequeña isla estaba siendo ocupada por la milicia cubana para la construcción de una pista de aterrizaje en Puerto Salinas con finalidades soviéticas. Esta acción sin sentido forma parte de otra de las demostraciones de fuerza de los USA a que nos tienen acostumbrados.

    1986, Libia

    La acción de un comando islámico que causó la muerte en Berlín de un militar norteamericano supuso la causa de la nueva bravata bélica barriestrellada. Entonces le tocó al coronel Moammar Gaddafi ser el enemigo y causante de todos los males antiamericanos. La séptima flota se desplegó ante las costas libias y la residencia del líder árabe así como parte de la ciudad padecieron el bombardeo aéreo que provocó la muerte de un centenar de personas, entre ellas la hija adoptiva de Gaddafi.

    1991, Irak

    El 17 de enero de 1991 se lleva a cabo la operación militar “tormenta del desierto” a raíz de la ocupación de Kuwait por parte de Iraq en el verano de 1990. A pesar del anuncio de Saddam Hussein de retirar sus tropas incondicionalmente de las fronteras del país vecino, principal aliado estadounidense de la región, y de las sanciones impuestas por la ONU, la ofensiva militar no se detuvo. La alianza de 32 países dirigidos por los EUA emprendieron una guerra sin cuartel durante 42 días para, tal y como anunciaba el estado mayor militar, retornar el país a la era pre-industruial. El 27 de febrero se decretó el alto el fuego que significó la derrota total iraquí, la devastación de sus principales infraestructuras y la muerte de 200000 personas, la mayoría población civil.

    LA OPERACIÓN TORMENTA DEL DESIERTO EN CIFRAS

    2000 ataques aéreos
    Se desplegan en la zona 750000 soldados, 2600 aviones, 2000 helicópteros y 3400 carros de combate

    90000 Tn de explosivos (que equivaldrían a 7 bombas atómicas como la de Hiroshima, tres veces lo utilizado durante la segunda guerra mundial y casi el doble de lo usado en la guerra del Vietnam)
    109876 misiones de bombardeo
    940000 proyectiles, unas 500 Tn, con uranio empobrecido
    300 Tn métricas de residuos radioactivos que pueden estar afectando a 250000 iraquíes (malformaciones congénitas, inmunodeficiencias, disfunciones hepático-renales y cáncer)
    El coste de la guerra se calcula en unos 676000 millones de dólares
    Destrucción de 25000 instalaciones civiles (viviendas, escuelas, hospitales, puentes, centrales eléctricas, de agua…)

    Murieron 200000 personas y 50000 niños perdieron la vida posteriormente a los ataques a consecuncia de los mismos
    Desde entonces la población se ha visto sumida en la desesperación, miseria, muerte y los ataques militares de la OTAN y sus amenazas nunca han dejado de cesar siguiendo la estrategia de “guerra de baja intensidad”. Los aliados han sobrevolado la región unas 280000 veces. En 1993 los EUA, Francia y la Gran Bretaña bombardearon el sur de Iraq provocando 20 muertos. En 1998 y 1999 llevan a término ataques diarios con el saldo de 300 muertos.

    LAS CONSECUENCIAS DEL EMBARGO ECONÓMICO

    Muerte de más de 1.5 millones de personas, de ellos la mitad niños, por el hambre o la falta de medicamentos. La UNICEF afirma que el 25 % de la población infantil padece de desnutrición clínica severa
    El PIB se ha reducido a los niveles de 1949. La renta per cápita actual es de 252 dólares cuando en 1989 era de 3508 dólares
    El 60 % de la fábricas han cerrado
    Los datos anteriores forzaron en 1995 la resolución 986 de la ONU (petroleo por alimentos) para aliviar tan alarmante situación. Mediante la misma se le permitía a Iraq exportar crudo de manera controlada para la compra de alimentos, pero las siguientes cifras son aún escandalosas y bastante poco paliativas: de los 35157 millones de dólares obtenidos por la venta de petroleo, un 53 % se han destinado para la compra de productos humanitarios pero sólo 8666 millones se han podido gastar realmente pués el resto han sido bloqueados por los USA e Inglaterra. Un 13 % se ha destinado para las provincias kurdas que no están bajo el control iraquí (aunque se ha demostrado que estas cantidades sirven para el contrabando de armamento a través de Turquía sin que la ONU ponga remedio alguno). El resto, casi la tercera parte, siguiendo la resolución 687 de las Naciones Unidas ha servido para indemnizar a los gobiernos aliados de la OTAN en la región (Arabio Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait) que para nada, excepto para engordar más a sus corruptos jeques, necesitan tales compensaciones.
    LAS VERDADERAS CAUSAS DEL ODIO A IRAQ

    En la década de los 70 Saddam Hussein es un aliado de los EUA con el que hacen negocios militares. El apoyo al regimen dictatorial de Hussein les supone el control de una región que está siendo amenazada por el avance del integrismo islámico iraní poco proclive a los negocios energéticos con el tío Sam. Aún así, el doble juego de la Casa Blanca queda manifiesto en el escándolo Iran-contra (venta de armas a Iran que estaba manteniendo una guerra con Iraq) que les servía para financiar a la contra nicaraguense.
    El considerado aliado empieza a verse como enemigo cuando pretende “volar en solitario”: nacionalización de las empresas petroleras asentadas en Iraq y la utilización del petroleo como arma política en su cruzada contra el sionismo.
    Ante tanta ofensa antiimperialista el objetivo de Wasington es el de controlar las abundantes cantidades de petroleo de Iraq que podrían inestabilizar la economía americana. El mismo George Bush (padre) afirmaba que “es nuestro way of live, nuestra propia libertad y padecería si las grandes reservas petroleras fueran a parar a las manos de un solo hombre, Saddam Hussein”. El dictador y su país ya habían firmado su sentencia de muerte. El bloqueo internacional y la guerra ya eran un hecho.
    Además, evitando que el crudo iraquí entrara en los mercados internacionales se favorecían a los países amigos de la región (Kuwait, Arabia Saudí, Emiratos) controlados por las multinacionales energéticas americanas asentadas allí.

    1992, Somalia

    George Bush (padre) ordena la operación militar “restaurar la esperanza”, con la colaboración de la ONU, e invaden Somalia con 37000 hombres de la United Task Force para “pacificar la zona”. El resultado es el de decenas de muertos así como multitud de mujeres violadas en manos de los cascos azules.

    1998, Sudán y Afganistán

    A raíz de la colocación de bombas en las embajadas norteamericanas de Kenia y Tanzania se emprenden ataques contra estos países por supuestamente dar cobertrura a su autor, el nuevo enemigo público nº 1 de los USA: Usamah Bin Laden. El balance es el de 50 muertos en Afganistán y la destrucción de la planta farmaceútica El-Schiffa del Sudán, que era la principal proveedora de medicamentos de esta región subdesarrollada.

    1999, Yugoslavia

    Se bombardean durante 48 días Belgrado, Pristina y otros importantes enclaves yugoslavos para evitar las matanzas étnicas de los serbios en Kosovo. En esta segunda guerra de los Balcanes murieron miles de civiles pués los objetivos eran las principales infraestructuras económicas del país. Se emplearon uranio empobrecido y bombas de mercurio en los ataques que ha dejado importantes secuelas entre la población serbo-kosovar. Todo ello concluye con la instalación de la OTAN en Albania, la invasión del territorio kosovar y la desmembración de Yugoslavia. Todos estos territorios son ahora controlados por administraciones afines a Washington.

    2001, Afganistán

    Después de los acontecimientos del 11 de Septiembre de ese año una parte de la sociedad estadounidense esta sedienta de venganza tras la destrucción del corazón económico neoyorquino, las Torres Gemelas, y el ataque al centro neurálgico de seguridad que representa el Pentágono. La administración Bush ya dispone de su enemigo y chivo espiatorio, el saudita Usamah Bin Laden, que supuestamente se esconde en este país controlado por el regimen Taliban con el que Washington no mantiene ninguna relación. En noviembre del 2001 montan una gran operación militar para capturar al causante de tanta humillación. La región está por completo arrasada, pués padece una guerra endémica desde la invasión soviética de finales de los 70, pero es del todo suculenta por lo estratégico de su ubicación geográfica de cara a las multinacionales energéticas que ansían explotarla. Estas compañías necesitan controlar la región para construir los gaseoductos que han de atravesar la región. Derrocando a los talibanes y colocando un gobierno afín a esos intereses, de paso, se matán dos pájaros de un tiro. La operación “justicia infinita” se lleva a cabo logrando este último objetivo pero no consiguen capturar al líder árabe Bin Laden que todavía sigue en paradero desconocido.

    A buen seguro que quedan en el tintero muchas otras tropelías cometidas por este imperio de terror que imponen en el mundo los Estados Unidos de América. No se ha mencionado la larga lista de injerencias en política europea para no alargar en demasía la extensión de este documento.
    Para la elaboración de estos contenidos se ha consultado el artículo de Juantxu Domínguez titulado “Cien años de intervencionismo, las acciones criminales de los EUA en el mundo” y publicado por la revista Kalegorria.
    Para aportaciones, comentarios, críticas o correcciones a este documento contactar con guillem@sindominio.net

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén