Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Equiparando sexos

Lejos quedó aquel tiempo en el que la diferencia de nivel cultural y/o la asunción de papeles estereotipados producían una gran falta de comunicación en los noviazgos y matrimonios.

Durante la etapa franquista eran mayoría las parejas en las que sólo él hablaba y ella escuchaba. La educación de aquel tiempo separaba claramente a los niños de las niñas. Soldaditos de plomo y muñecas de trapo que como lanzas cruzadas enseñaban el límite de lo éticamente correcto para cada sexo. Hombre y mujer tenían claramente delimitados los temas que podían hablar o no, aparte claro está, de la censura, que eso afectaba a ambos por igual.

Los varones eran educados para ser cabezas de familia, debían trabajar duramente para llevar algo de dinero y comida al hogar, mientras que las féminas eran las encargadas de realizar las tareas domésticas y cuidar a los niños. En todo caso, sólo los hombres podían acceder a la cultura superior y con ello por ejemplo, a la política.

Afortunadamente, hoy en día las cosas han cambiado. Desde mediados de los setenta se produjo una extraordinaria revolución sexual que trajo consigo el acceso masivo de las mujeres a la universidad. Empezaron entonces a formarse parejas entre compañeros que compartían estudios, formación, gustos y preocupaciones. Eso cambió la perspectiva, y la comunicación empezó a establecerse de forma que ahora ya hablaban los dos y sin tabúes de por medio.

Este acceso a una formación superior también debería haber redundado en una igualación profesional en el ámbito laboral. En este sentido, y a pesar de que hay gran cantidad de mujeres preparadas y formadas de forma superior a los hombres, las cosas van aún despacio.

Desde un punto de vista económico y social, uno de los factores más importantes para el crecimiento de una economía es el aumento de población. Por consiguiente, bajo mi opinión personal, las mujeres (madres) con el mismo puesto laboral que los hombres, deberían tener un sueldo mayor porque no sólo trabajan sino que también traen seres al mundo. Por tanto, la mujer es un ser mucho más productivo socialmente que el hombre. Quizá trabaje dos horas menos en su empleo, pero su papel en la sociedad es más relevante.

¿Qué opináis vosotr@s?

Anterior

Vuela desde el teclado

Siguiente

Un nuevo servicio de Blogs

5 Comentarios

  1. Pienso igual que tu. El trabajo de la casa y de madre no esta reconocido y tendria que estar pagado, tanto si trabaja la mujer como si no.

    saludos

  2. Hmm no se no se… hombre tampoco tenemos que exagerar …los hombres tienen que alimentar a esos hijos que traemos o sea que pagarnos mas no creo … igualdad es eso .. IGUALDAD ni mas …ni menos 😉

    Ufff que alegria leerteeeeeeeee !!!!! muchos besitos wuapo !!!!

  3. totalmente de acuerdo, igualdad en proporción ya que esta desproporción actual respecto a la mujer es decepcionante…
    bss

  4. ¿Eso significa que van a pagarme por ocuparme de mi casa? 😀


    SegFault
    Amo de casa

  5. La que se hace cargo del cuidado del hogar en una pareja en la que los dos trabajan es porque quiere, ahí poco debería hacer el gobierno, la que quiera que espabile. Es que estoy harta de la típica chavala casada y trabajadora que se pone como víctima diciendo “trabajo dentro y fuera” y culpa a la conspiración machista. Que ponga al marido a raya, le corresponde a ella y a nadie más. La sumisión al machismo es el peor machismo de todos.

    Hoy en día, el número de matrimonios sin hijos por no arriesgarse a perder el trabajo, un posible ascenso, una mejor situación laboral… es abismal. Algunos sólo tienen uno y paran de contar. Ahí sí hacen falta medidas que protejan a la mujer de verse perjudicada por ser madre, pues lo es en beneficio de una sociedad. Y su gobierno debe ampararla.

Comentarios cerrados.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén