Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Un genio que transmite

Una de las pequeñas manías que tengo y que se hace más patente las noches de fiesta que llego a casa un pelín lirili es relajarme en el sofá, absorto, consultando los distintos volúmenes de la enciclopedia de La Historia del Arte que nos regalaron hace años aquellos de Oriente.

Paso minutos y minutos contemplando las distintas ilustraciones de los genios de la pintura universal. Me relajo a un nivel que ya lo quisiera conseguir el canabis. Es como un viaje al pasado, me gusta descifrar las miradas de los personajes, transportarme a los paisajes que se ilustran, sentirme en la piel de los que hay dibujados, intentar descifrar que pensaría el autor al pintar todo eso.

Y entre todos, hay uno que siempre me ha fascinado. No sé si será por el predominante empleo del color azul en sus cuadros o por la sencillez que transmiten. El caso es que Vincent Van Gogh se convirtió muy pronto en uno de mis ídolos. Tuvo una vida muy dura.

Este holandés que nació a mediados del siglo XIX, demostró ya a una edad temprana, sus dotes como artista.

Pasó gran parte de su tiempo con su hermano Theo, que influyó enormemente sobre él.

Tras viajar por Londres y París Vincent llega al Borinage, un distrito minero de Bélgica. Dedica todas sus energías a ayudar a los mineros; les da comida y ropa que apenas puede permitirse él mismo. Su entusiasmo religioso y su impulso de ayudar a los empobrecidos mineros eventualmente atrae la atención de sus superiores quienes piensan que el comportamiento de Vincent es demasiado extremo y terminan por relegarlo.

Tuvo una relación sentimental con Margot Begemann que acabó en tragedia y la muerte de su padre por aquel entonces le produjo una profunda depresión de la que pudo salir demostrando una enorme fuerza de voluntad.

Deseando continuar con algo más de educación formal en artes, Vincent envía algunos de sus trabajos a la Academia de Amberes y lo colocan en una clase de principiantes. Como era de esperar, Vincent no encaja muy bien con la Academia y se va. Más adelante ese año se muda a París y vive con Theo donde además Frecuenta cafés con otros pintores y discute de arte con Bernard y Gauguin. En el decurso del año, Vincent experimenta con diferentes estilos, incluyendo japonerías y puntillismo.

En 1888 deja París en Febrero y se muda a Arles en el sur. Al principio el mal clima del invierno le impide a Vincent trabajar, pero una vez que llega la primavera comienza a pintar el florecimiento de los paisajes de Provence. Vincent eventualmente se muda a la “Casa Amarilla”, una vivienda que había alquilado para pintar, y donde espera establecer una comunidad de artistas. Vincent es extremadamente productivo durante este período, en el que pinta un número de paisajes de la orilla del mar (en Saintes-Maries-de-la-Mer), y también muchos de sus más famosos retratos (incluyendo la serie del cartero, Joseph Roulin, y su familia).

Las últimas horas de Vincent son muy similares a los últimos dos años de su vida, variando de la angustia mental completa a la alegría aparente. Luego de intentar suicidarse, Vincent pasa el poco tiempo que le queda sentado en la cama y fumando pipa, todo el tiempo con Theo a su lado. Cerca del fin, Theo se trepa a la cama con Vincent y acuna su cabeza en sus brazos. Vincent dice “Me gustaría morir así.”

Vincent muere la mañana siguiente, el 29 de Julio. El funeral tiene lugar poco después y su ataúd es cubierto con docenas de girasoles, los que él amaba tanto.

Sin duda, un genio que recomiendo a todos. Más info, aquí.

girasoles.jpg

Anterior

Rugiendo

Siguiente

El fisco nos llama

10 Comentarios

  1. Un genio si, lástima que tuvo que morir para que nos diesemos cuenta… Claro, que sino quizás no hubiese sido un genio..

  2. No sé de dónde has sacado esta biografía de Van Gogh, pero aunque es acertada en detalles como lugares y fechas, presenta un Van Gogh digno de los altares, a un hermano santo y una vida que poco tuvo que ver con la forma en que él la vivió. Sobre todo en los últimos años de su vida, en que pasó la mayor parte dle tiempo sólo en una especie de hospicio para transeuntes, mendigos, locos y dementes. Posiblemente, su locura había hecho mella en él desde hacía varios años. No fue muy consciente de sus últimos años, salvo en breves momentos de lucidez y murió sólo, sin apenas compañía en el funeral.

  3. jio

    el arte es droga…. y de las peores, estoy convencido….

  4. Tengo un cuadro de él en mi casa, pero no sé cómo se llama, es como una terracita donde está la gente tomándose algo…

  5. Vincent es uno de mis genios, idolos, o como quieras decirlo, lo admiro.
    Gracias por este post
    Un cariño grande

  6. Gran resumen de su vida, pero me parece digno de mención su influencia a y de Gauguin en Arles. Aquí está el resumen de la exposición conjunta que hicieron hace unos años en Amsterdam y en la que se ve como influyeron el estilo de cada uno en el otro. No sólo el estilo, sino también la temática y las obsesiones por lo mismo. Vivieron juntos un par de veces, siendo la de Arles la más prolífera en cuanto a obras, entre las que destacan toda la serie de los girasoles que Vincent le pintó a Gauguin antes de que viniera, conociendo el gusto de aquél por estas flores.

  7. Odyseo & Moet, gracias por completar la información compañeros. No quise extenderme demasiado en el post.

  8. En mi familia nos encanta Van Gogh
    mi favorito es “Cafe de Nuit”
    y el de mi hermana, “Noche estrellada”
    El año pasado pude disfrutar del museo Van Gogh,
    aunque no es ninguna locura, sus mejores cuadros están distribuidos por los mejores museos del mundo…
    Sin duda, un Gran Genio

  9. Vaya, buen post. Van Gogh da para escribir mucho, pero sirva este para que la gente se interese por él.

    En cierto modo es como si el arte de este genial artista continuase cada vez que se escriba sobre el.

    A veces me pregunto cuantos Van Gogh tenemos aqui al lado, que sobreviven malvendiendo sus obras, mientras los “expertos” pontifican sobre
    otros que son perfectamente prescindibles.

    La belleza en el arte es algo universal, algo que entra por los ojos, los ojos del corazón.

    Un saludo y me alegro de leer ese post. 😉

  10. Genial el post. Yo estuve en Arles hace unos años dando un paseo por donde lo hacía Van Gogh cada día para inspirarse. Pero no he visto ningún cuadro original suyo, como dice KATREyuk es una pena que sus cuadros estén tan esparcidos (¿O no?)
    Mi favorito es “Noche estrellada”
    Saludos.

Comentarios cerrados.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén