Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Los blogs, dignos herederos

Cada uno vive la vida como puede… o como quiere.

Sinceramente creo que los blogueros somos una especie muy peculiar de coleccionistas.

Atesoramos relatos, noticias, fotografías… pero, sobre todo, coleccionamos recuerdos. Y qué mejor forma de que estos queden indelebles que la rigurosa y cotidiana tarea de mantener activo un diario en internet durante nuestro viaje en la vida, o al menos durante un trayecto.

Hay tantas formas de elaborar un e-cuaderno como personas… lo que es seguro, es que se tratan de una prueba segura de nuestros sentimientos, opiniones, imaginación y al fin y al cabo, de nuestra forma de ser, a través del tiempo. Testimonio fehaciente de que habitamos o visitamos un lugar, de que vivimos una historia, real o ficticia y de que esa historia necesita ser expresada de alguna forma.

De esta forma, algunos optan por centrar la temática de sus bitácoras en la tecnología, otros en la política o la literatura; los que tienen la suerte de saber captar la realidad en imágenes publican fotoblogs; y los más, simplmente diarios personales con sus aventuras y desventuras cotidianas.

Sea cual sea el tema tratado, creo que la misión fundamental de un blog es dar una pincelada personal sobre el viaje emprendido. Esta es la verdadera esencia.

Seamos realistas: las bitácoras, blogs o weblogs, son los descendientes, no tan lejanos de los famosos cuadernos de bitácora de los marinos. Los diarios de a bordo abrieron los ojos al resto de la Humanidad de la mano de exploradores como Cristobal Colón , que comenzaba así su “Diario de la Primera Navegación“: “Partimos viernes 3 días de agosto de 1492 de la barra de Saltés. a las 8 horas. Anduvimos con fuerte virazón hasta el poner del sol hacia el Sur 60 millas, que son 15 leguas; después al Sudoeste y al Sur cuarta del Sudoeste, que era el camino para las Canarias.”

Así pues, el cuaderno de bitácora, narra las incidencias de la navegación, las rutinas de los marineros y hoy en día da buena cuenta de la vida de los barcos del siglo XV.

¿Pasará algo así con los weblogs?.

Estoy seguro. Es por ello que siempre he comentado que los bitacoreros debemos ser humildes y responsables, sinceros con nosotros y solidarios con el mundo. Esta responsabilidad con nosotros mismos y con la historia nos convierte en dignos herederos de aquellos cuadernos bitácora de los marinos.

Anterior

Tacita de Plata

Siguiente

Buena Suerte

10 Comentarios

  1. Que pensaremos dentro de 20 años cuando leamos estos posts? buff

  2. Ya ves, será muy curioso releer todo, yo incluso ya leo lo que escribí hace un mes y ya veo diferencias y cosas que ni me acordaba que había escrito jejej

  3. Que en serio os lo tomais..dignos herederos de aquellos cuadernos de bitacora de los marinos..toma ya!
    Respecto a lo de la relectura, teneis razon..dentro de ya no 20, digamos que solo un par de ellos..que pasada!!

  4. Cek

    Bienvenido de nuevo Jasp 🙂

  5. Buenas tardes, son para mi, para ud. buenas noches.
    Un gusto volver a pasar por aqui, como vera estoy de regreso y con mi blog a full, luego de haber solucioando todos los problemillas…
    Este post me parece exelente digno de un editor.
    Hace pensar mucho
    Te dejo un cariño gandote. y contar con migo de ahora en adelante.
    BESOTE Loli

  6. Bueno algunos simplemente escribimos estas cosas por soltar todo aquello que tenemos dentro y que no sabemos a quien contar 🙂

  7. y esas vacaiones nen??

    se refleja una parte de nosotros en los weblogs, todo lo q nosotros mismos dejemos q se plaseme en ellos asi sera y el resto de la gente q nos lee pueden ver una pincelada de nuestra personalidad.
    Con el tiempo…puede q sea algo q dejemos para el resto de las generaciones venideras, pero al no ser letra impresa no se si quedaran vivos estos humildes weblogs para q ellos puedan leerlos…

  8. Estoy de acuerdo con evam. Muchos blogs tienen mucho de terapéutico. No es la posibilidad, es la necesidad de contar cosas. Cosas cotidianas, incluso a veces íntimas. Vivencias que no contaríamos facilmente al 90% de la gente que nos rodea, pero que no tenemos reparo alguno en escribir para “desconocidos” lectores de nuestro blog. Es algo que supera a las modas, y que ha venido para quedarse.

  9. Uff, yo creo que tengo claro lo que pensaré cuando lea los post dentro de 20 años… lo mismo que cuando ahora leo los de la semana pasada “¿cómo pude escribir esto?” (al menos en los personales jeje)

  10. dios, vaya, yo estoy con lo que dijo morri… releo mis posts de tanto en tanto, y buf!

    de aquí a 20 años quizá piense que estaba como una cabra por compartir según que recuerdos con la gente…

    En fin, felices vacaciones, y besos,
    aroa.

Comentarios cerrados.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén