Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Inigualable Yuyu, homenaje a la pelusa del ombligo

Os comenté que el concurso de agrupaciones del Gran Teatro Falla de Cádiz ya está en todo su apogeo. Ayer actuó uno de mis ídolos chirigoteros, José Guerrero Roldán, más conocido como Yuyu.

Este año la chirigota del Yuyu ha elegido el tipo de tripulación de un vuelo comercial y el despegue no pudo ser más exitoso. El maestro Yuyu se sacó de la manga un grandioso pasodoble que homenajea ni más ni menos que a la pelusilla que se nos queda a los hombres en el ombligo. Podéis escucharlo a continuación.

Entre los misterios más profundos
que tenemos en el mundo,
¿sabe tú lo que te digo?,
que el mayor de todos esos misterios,
es saber como se forman
las pelusas del ombligo.

Hay muchas personas que aseguran,
que esas son las microfibras
que va soltando el jersey,
pero entonces cómo coño,
tú te pones un jersey rojo
y las pelusas son beys.

Sobre este enigma tan oculto y misterioso,
investiga en Estocolmo
el científico Eric Larssen,
que ha publicado una teoría donde dice,
que las pelusas se forman
sobre tó de no lavarse.

Hay pelusas chiquititas,
otras algo más gorditas,
y otras ya bastante espesas.
Yo ahora estoy criando una,
que tú le pones patitas
y parece un gato persa.

Ay pelusa, tu procedencia es confusa,
pero hay que reconocer
que se te coge cariño.
Tengo claro, que si un día me separo,
mis pelusas son pa mí
y para mi mujer los niños.

Yo las guardo,
en bolsitas o en un tarro,
y si piensa algún señor,
que eso no sirve para nada.
Se equivoca, porque juntando unas pocas
desde el año 82,
yo he rellenao tres almohadas.

Así que si tú te encuentras una pelusita,
te pido que por favor no vayas a enfadarte,
que es peor tener otras cosas más duritas
alojadas en otra parte.

Esta capacidad de crear un grandioso pasodoble con la cosa más insignificante no es algo nuevo en Yuyu. Recuerdo ahora el inolvidable homenaje al peo de Los últimos en enterarse que dejo sin palabras al Teatro Falla en el año 1995.

Enlace | El Blog de Yuyu

Anterior

Latitude, otra manzana dulcemente envenenada de Google

Siguiente

Bitacoras.com y Facebook

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén