Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

¿Por qué no creo en la Iglesia?

Porque la Iglesia no cree en esto:

Andrés, de 7 años, sufría una enfermedad hereditaria, y hasta ahora incurable, denominada beta-Talasemia major (anemia severa congénita), que condena a quienes la padecen a someterse a continuas transfusiones sanguíneas. Sus padres querían tener un nuevo hijo y, además, querían que ese nuevo retoño pudiera ayudar a su hermano. En octubre nació Javier, el primer bebé cuyo proceso de gestación y tratamiento genético se ha desarrollado íntegramente en España.

Anterior

Pescador

Siguiente

El comienzo del fin del viejo periodismo

5 Comentarios

  1. Ana

    Totalmente de acuerdo contigo. No podemos creer en una Iglesia tan anclada en lo irreal.

  2. Nat

    Hace tiempo veía a alguien (un sacerdote) decir en la tele que es que en realidad no querían al futuro hijo, si no que lo querían como si fuese un medicamento o una “cosa” para curar al otro. Y luego otro dijo que para tener a ese niño “habían matado” a otros posibles niños.

    Me parece muy cruel que digan tonterías así. =/

  3. Ellos no aman la vida, aman dominar la vida de los demás. Es una mera cuestión de poder. Así de triste. Dudo que Rouco pudiera mirar a la cara a Jesús. Una vergüenza.

    Saludos

  4. Como diría el maestro Sabina:
    “Nos sobran los motivos”
    para no creer en la iglesia…
    Están obsoletos
    Un abrazo

  5. lachiquitapiconera

    Estoy de acuerdo contigo, Raúl… completamente de acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén