Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Dulce inocencia

Las urgencias llegan cuando uno menos se lo espera.

Gracias, Stephane, por el vídeo (vía correo-e)

Anterior

No quiero asustar, pero…

Siguiente

El terror de un terremoto

1 Comentario

  1. Pues yo soy fan de este niño en facebook, me encanta su naturalidad 🙂

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén