Probablemente lo más gratificante de dedicar gran parte de mi vida a Internet sea la sensación de estar participando continuamente en la propia transformación del medio.

La Red ha evolucionado mucho en pocos años y cada vez son más los actores y herramientas que se incorporan a esta revolución. Destacan en los últimos años distintos movimientos en el sector como el auge de los blogs y las redes sociales, utilísimos instrumentos de comunicación entre las personas para democratizar y universalizar los contenidos así como la aceptación por parte de las empresas de que sus clientes están, ahora más que nunca, en la Red y que para llegar a ellos es necesario desarrollar estrategias de marketing online que implican irremediablemente conversar.

Al igual que en muchas otras revoluciones, hay empresas que entienden este nuevo enfoque que requiere el medio y que apuestan decididamente por diferentes campañas para promocionar sus productos y servicios y “conectar” con los clientes. Pero el camino no es fácil y resulta delicado. Conocidos son los casos de algunas campañas, que lejos de buscar la creatividad y la utilidad real para el público al que se dirigen, tratan de conseguir únicamente “ruido” y menciones a toda costa.

No es el caso de Honda. Cuando hace unas semanas contactaron conmigo para ofrecerme la posibilidad de colaborar en el lanzamiento del nuevo modelo de la compañía, pronto constaté de que se trataba de una acción bien planificada, con una filosofía acertada y sobre todo con algo que me parece fundamental en iniciativas de estas características: ofrecer experiencias reales a las personas que participen más allá del mundo digital.

La campaña “Live Every Litre” de Honda consiste en rodar una película con experiencias reales de gente de la calle para celebrar el lanzamiento del nuevo deportivo híbrido CR-Z, lo cual ya resulta, de por sí, muy atractiva. Si a la receta le añadimos otros sabrosos ingredientes multimedia y sociales, como las fotos, los vídeos y la participación y difusión a través de Facebook o Twitter, obtenemos un cocktail perfecto.

Así que sin más, os invito a participar en la iniciativa; el plazo termina el 19 de marzo. Mientras tanto podréis leer las reseñas sobre algunos de los viajes propuestos por los usuarios, en el blog oficial desde el que se articula mi colaboración.