Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

¿Puede una revista revolucionar la industria editorial?

Lo que está haciendo Hernán Casciari no tiene nombre. Y lo digo en el buen sentido de la expresión, digno de película y quién sabe si en unos años no veremos su aventura en la gran pantalla, al igual que muchas de las historias que antaño publicó en sus blogs, también fueron trasladadas más tarde al papel.

Esta vez Casciari ha llevado sus genialidades más allá de una anotación en una bitácora con un golpe en la mesa de la vetusta y anclada industria editorial, que puede ser definitivo, consiguiendo que miles de lectores se movilicen en torno a un proyecto tan revolucionario como original y que tiene como objetivo la creación y difusión de una revista cultural que tendrá por nombre “Orsai“, será de periodicidad trimestral, contará con cerca de 300 páginas, profundos reportajes y firmas de primer nivel.

Tres son las claves fundamentales del proyecto: el concepto colaborativo y democrático sobre el que se está construyendo la publicación, a través de las propuestas y sugerencias de los lectores, la eliminación de intermediarios en la cadena de valor y la ilusión y humildad que transmite desde la base, anteponiendo la diversión a los intereses comerciales. Para ratificarlo, no hay más que echar un vistazo a la declaración de intenciones expuesta en su “dodecálogo para la construcción de una revista imposible“:

  1. No tendrá publicidad, ni subsidios privados o estatales.
  2. Tendrá la mejor calidad gráfica del mercado.
  3. Prescindirá de todos los intermediarios posibles.
  4. Tendrá una versión en papel y otra, dinámica, para tablets.
  5. Escribirán y dibujarán únicamente personas que admiremos mucho.
  6. Llegará en menos de siete días a cualquier país del mundo.
  7. Será trimestral y tendrá más de doscientas páginas.
  8. En cada país costará lo que un libro (gastos de envío incluidos)
  9. Contará con un capital inicial de cien mil euros.
  10. La plata la ponemos nosotros, porque el sueño es nuestro.
  11. Si salvamos la inversión, somos felices.
  12. Si no salvamos la inversión, nos chupa un huevo.

A este argentino afincado en Sant Celoni (Barcelona), no le gustan las medias tintas, así que también rompió su relación profesional con los grandes medios y editoriales con los que hasta el momento colaboraba, como El País o La Nación. Entre las razones que argumentaba “No puede ser posible que cuando las cosas le van muy bien a las empresas tengas que escribir menos —porque entra publicidad— y cuando las cosas le van mal a las empresas tengas que escribir menos —porque le quitan páginas al diario. ¿Qué tiene que pasar, económicamente hablando, para que los lectores leamos en paz (o para que los periodistas escribamos en paz) un texto de mil palabras?“.

La siguiente jugada fue diseñar una estrategia de distribución y comercialización de la revista por países. Para ello, con la genialidad y exquisitez que le caracteriza, se inventó una unidad monetaria y un precio equivalente en las distintas naciones a las que se quiere hacer llegar la revista:

“¿Cuánto cuesta el periódico de mayor tirada en tu país, los sábados? Ésa será nuestra unidad. De ahí partimos. Nuestra moneda, a nivel interno, será el PD$ (Periódico Del Sábado).

Nuestro objetivo es que cada lector pueda adquirir la revista Orsai a un precio final de 15 PD$, no importa dónde viva, con gastos de envío incluidos.

Sabemos que no todos los lectores de América latina, ni los de esta España con crisis, podrán comprar la revista a ese precio. Pero también es verdad que quienes no pueden comprar quince periódicos cada tres meses, tampoco pueden comprar revistas y libros en general. Para ellos habrá un .pdf gratuito”.

Así es cómo a partir del 1 de noviembre y hasta el 10 de diciembre, está abierto el proceso de reserva de la revista (vía PayPal o tarjeta), que comenzará a ser enviada a partir del 1 de enero. Los primeros resultados son sorprendentes: se está vendiendo un ejemplar cada 39 segundos y los lectores se están coordinando para convencer a los libreros de sus ciudades, para que tengan la publicación y conseguir mayores descuentos… la revolución está en marcha.

En definitiva, “Orsai” es todo un retoa la democratización de la cultura y su innovador sistema de distribuciónmultisoporte (en papel, web, iPad, etc..), multiprecio (según países y con versión gratuita para los que no puedan ) y sin intermediarios- pretende que cualquier persona del mundo pueda disfrutar de contenidos de calidad en un sistema en el que ganan todos y no sólo unos pocos.

Si estás interesado en hacerte con uno de estos ejemplares o conseguir que se distribuyan en alguna librería de tu ciudad, pásate por la web donde hay todo tipo de información. Recomendable este pdf.

lectores-orsai

Anterior

Lo que el fundador de Facebook podría comprar con su fortuna

Siguiente

Ceremonia de entrega de Premios Bitácoras 2010

  1. Yo me juego por Casciari. Sé de la calidad de sus textos y su pasión por lo que hace… Espero de corazón que nos vaya a todos bien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén