Aunque la tira de Oroz publicada hoy en Diario de Navarra, es para soltar alguna carcajada, la verdad es que la crisis del pepino no tiene ninguna gracia.

Y menos cuando ha supuesto pérdidas millonarias para la ya maltrecha economía española que una vez más vuelve a ver ser pisoteada y ninguneada por nuestros vecinos europeos. Me pregunto qué hubiera pasado si la acusación hubiese sido inversa. Si el gobierno español hubiese alarmado al resto de países alegando que la infección procedía de Alemania… ¿la tercera guerra mundial?

Casualidades o caprichos del destino parece que la bacteria contaminada podría proceder del propio país germano… y es que, desde lo del mundial, esta gente nos la tiene jurada…