Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

¿El community manager nace o se hace?

A propósito de la confusión y discrepancias que genera la nueva figura del community manager o, en cristiano, gestor de comunidades online, Manuel Ángel Méndez y Adrián Segovia ponen el dedo en la llaga con un artículo no menos polémico en El País en el que radiografían el estado del fenómeno en España y de paso ponen de manifiesto la posible volatilidad del mismo.

En un momento en el que la comunicación entre los seres humanos se ha transformado radicalmente gracias a la llegada de Internet y los nuevos medios sociales, resulta fundamental que empresas, organismos e instituciones cuenten con profesionales responsables de la comunicación online, capaces de dialogar de tú a tú con el público y gestionar y dinamizar su imagen en entornos digitales. Por tanto, conviene decir en primer lugar, que la figura del community manager no sólo es necesaria a estas alturas, sino cada vez más importante dentro de cualquier organización.

Ahora bien, no se puede banalizar con esta nueva profesión y desde luego no cualquier persona puede ser community manager en cualquier momento o a cualquier precio. Se tiende a identificar a este profesional con el perfil de un periodista, comunicador, o incluso comercial (de atención al cliente) hasta el punto de pensar que con un par de cursos de formación y un título, estaría en condiciones de asumir sus tareas.

Nada más lejos de la realidad y aquí se plantéa el debate de si el community manager nace o se hace. Personalmente, si tuviera que comparar a un community manager con alguien, lo haría con un deportista. Pensado un momento… ¿los mejores deportistas como Nadal nacen o se hacen?

Los mejores community managers no necesitan cursos porque han nacido y crecido con el medio, tienen los kilómetros, experiencia y conocimientos necesarios que nunca darán las clases. Por supuesto que los cursos ayudan pero pero los galones de un buen community manager no los da un título, sino muchas horas de “amor” e interacción en la red, de manejar a la perfección las principales plataformas, servicios y redes sociales, de saber cómo se relaciona y se comunica la gente en internet, de contar con cierta audiencia y reputación y, finalmente, de conocer de primera mano los principales actores de estos nuevos medios sociales.

Anterior

¿Qué hubiera pasado si los españoles hubiésemos acusado a los alemanes?

Siguiente

Arde Lucus 2011

2 Comentarios

  1. La verdad es que hasta hoy no conocía ni a Manuel Ángel Méndez ni a Adrián Segovia, pero lo cierto es que el artículo de marras me parece bastante mal enfocado y desde luego, independientemente si estoy de acuerdo o no con el mismo, creo que utilizan el termino “burbuja” de forma penosa.

    Como no me gusta criticar sin aportar luz, debería haberse utilizado a modo de metáfora, por que en este caso es imposible aplicarlo como tal.

    Y sobre el fondo de la cuestión, pues que quereis que os diga, que al ser una nueva profesión todos tiene que aprender y aunque creo en el modelo académico lo cierto es que internet está harto de sorprendernos con nuevos modelos que para nada tienen que ver con las titulaciones… de hecho me gustaría saber quien cualifica a los firmantes para emitir dichas valoraciones… pues eso, que los artículos han de plantearse de otra forma, y este en concreto, me parece que tu, en tu blog lo has analizado correctamente.

  2. Amén amigo. En esta profesión me parecen imprescindibles la pasión por lo que hacemos, y el tener claro que pasarás muchas horas en la red como autodidacta.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén