Su tamaño llama casi tanto la atención como su nombre. El “pene castor” (Micronecta scholtzi) es un insecto acuático que emite fuertes sonidos al rozar el pene contra su abdomen en un proceso de cortejo sexual conocido bajo el nombre de “estridulación”.

Hay más detalles de este curioso caso natural en la web de la BBC, donde se reproducen los resultados de un estudio publicado recientemente por científicos franceses e ingleses en la prestigiosa revista PLoS ONE después de grabar al animal utilizando micrófonos sumergibles.

Los cantos producidos por la micronecta scholtzi registraron picos de cien decibelios y un promedio de 78, sonidos equivalentes a escuchar una gran orquesta sinfónica desde la primera línea de una sala de conciertos, o un tren de carga a gran velocidad.

Eso sí, conviene matizar que la mayor parte de las ondas sonoras que emite el insecto se propagan bajo agua y aún así son perfectamente captadas desde la orilla por un humano. Además, si tenemos en cuenta el curriculum de otros grandes y “ruidosos” mamíferos como el elefante o la ballena, capaces de emitir sonidos de 117 y 188 decibelios respectivamente, el pene cantor se convierte en el animal más ruidoso del planeta en proporción a su tamaño.

Los científicos explican la causa: “los machos tratan de competir por las hembras y buscan emitir sonidos lo suficientemente fuertes como para opacar el canto de sus competidores”. Lo más extraordinario de todo es comprender cómo logra emitir un sonido tan fuerte utilizando un área tan pequeña, ya que la superficie utilizada para producir el canto mide tan sólo 50 micras (el equivalente a un cabello humano).