Después de unos días utilizando la nueva “red social” lanzada por Google (aún en beta cerrada), me gustaría compartir algunas opiniones sobre el funcionamiento y futuro de la plataforma.

Google+ se presenta como un híbrido entre dos de los servicios más exitosos de la web actual.

Por una parte es una red de información (como Twitter), no siendo red social en el sentido estricto del concepto (como Facebook) y por tanto no es necesario que los usuarios se sigan bidireccionalmente.

Por otra parte, va más allá de los límites impuestos por el microblogging tuitero y trata de adoptar los mejores valores de Facebook con un muro bastante parecido y mayores capacidades multimedia que Twitter.

Por último, también tiene el toque propio de Google, con un diseño y una usabilidad que se agradecen, una integración perfecta con el resto de servicios de la empresa y sobre todo una mayor sensación de control y privacidad sobre todo el contenido que consumes y generas…

Aún me queda la duda de saber cómo integrarán la plataforma a nivel corporativo y si habrá cabida a las páginas y aplicaciones que tanto beneficio han aportado a Facebook. De momento los community managers ya han encontrado otro filón en el que hincar la pala.

Relacionado | La nueva red social que Google planea lanzar