Hace solo unos días conocíamos que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, había enviado una misiva a los docentes de la región en la que apelaba a “su sentido del deber”, dada la situación “crítica” del país, y les pedía que completaran su horario de trabajo hasta las veinte horas semanales en lugar de las dieciocho actuales.

Las instrucciones de Aguirre no tardaron en poner en pie de guerra a la comunidad educativa y sindicatos y desde entonces se han sucedido todo tipo de reacciones canalizadas en muchos casos a través de la red. Desde cartas dirigidas a las familias, a vídeos en los que se denuncia la gestión de la Presidenta en esta cartera, pasando incluso por artículos que critican los insuficientes conocimientos de nuestra clase política en algunas materias tan esenciales como los idiomas o la tecnología.

La última muestra de rechazo tiene como protagonista a la citada carta, que los propios profesores, en un ejercicio digno de su profesión, se han encargado de corregir y mostrar a los cuatro vientos para sacarle los colores a Esperanza Aguirre. Tal y como podemos ver en la bitácora “PROFESORGEOHISTORIA“, los maestros no han dudado en repasar con su afilada pluma todos los errores ortográficos y gramaticales que contiene el documento: palabras que deberían llevar tildes, uso excesivo de las mayúsculas o comas mal colocadas, son algunos de ellos. De bonus extra, el vídeo que encabeza estas líneas.