Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

El iMac llegó a mi vida

Dicen que un tercio de nuestra vida lo pasamos durmiendo, y que por eso, merece la pena invertir el dinero en una buena cama.

Algunos como yo, pasamos otro tercio delante de un ordenador y muchas veces no nos damos cuenta de la importancia de tener una buena pantalla para nuestros ojos. Así que después de mucho esfuerzo ahorrando y una muy buena ayudita de los que más me quieren, los reyes se han adelantado y han traído esta hermosura a mi escritorio.

Ya os contaré qué tal va el cacharrito, pero de momento, lo mejor que se me ocurre para explicarlo es comparándolo con la experiencia de ver una película en casa o verla en el cine… ¿es lo mismo?

Anterior

Desgracias tecnológicas

Siguiente

Percebeiros, arriesgando la vida por un bocado de mar

2 Comentarios

  1. Te odio, pero con cariño

    Disfruta del bicharraco

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén