La noticia la daba hoy “en exclusiva” La Voz de Galicia junto a un vídeo que no tiene desperdicio y que parece sacado de una escena de Los Hombres de Paco: El Códice Calixtino vuelve a la Catedral de Santiago.

Un cámara apresurado y jadeante graba cómo los veteranos miembros de la policía llegan a la Catedral para entregar el valioso manuscrito al arzobispo y el deán y así comprobar su autenticidad.

Horas antes lo habían encontrado en un garaje de O Milladoiro, ciudad dormitorio de la capital gallega, envuelto en bolsas de basura y cartones junto a una pila de ladrillos; vamos como si fuera un par de zapatos viejos.

Según las fuentes policiales la recuperación es fruto de meses de investigación que les ha llevado tras la pista de el principal sospechoso, Manuel Fernández Castiñeiras, un electricista que trabajó durante 25 años en el templo santiagués hasta que fue echado de mala manera. Junto a él fueron detenidos su esposa, su hijo y la pareja de este último.

Siendo malos podríamos pensar que lo que nos venden como el final feliz de una historia no es sino el comienzo de un auténtico thiller ibérico que podría dar para varias novelas de Dan Brown. Esperamos los siguientes capítulos.