Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Porno del duro en Google

Hace catorce años, dos estudiantes de la universidad estadounidense de Standford, Larry Page y Sergey Brin, ponían en marcha el que había sido su proyecto de final de carrera: un rápido motor de búsqueda que permitía filtrar y encontrar gran parte de la información que en aquel momento nutría la web y al que bautizaron bajo el nombre de Google.

El servicio funcionaba con unos cuantos servidores caseros apilados pero su sencillez de uso, su apuesta por la meritocracia y, sobre todo, su rapidez, lo convertieron al momento en un caballo ganador. Desde entonces, la maquinaria creció hasta convertirse en una de las empresas más potentes del mundo, cuyos servicios son utilizados cada segundo por millones de personas en todo el planeta y con una infraestructura técnica y humana que da miedo.

Precisamente la información es poder, y toda la que posee Google, la almacena, coordina y gestiona con todo el cuidado del mundo en grandes centros de datos que tiene repartidos por todo el planeta. Hasta el momento, la empresa había sido muy recelosa a la hora de enseñar sus entrañas, pero acaba de lanzar una web en la que por primera vez, se pueden ver por dentro sus centros de datos y visitarlos de manera virtual. Imágenes nunca antes vistas de la tecnología, la gente y los lugares que mantienen al gigante funcionando y que han sido captadas por el fotógrafo Connie Zhou. Auténtico pornogeek, del duro.

Enlace | El corazón de Internet

Anterior

12 buenas razones para bloguear

Siguiente

La increíble contestación de un músico a un fan

3 Comentarios

  1. Porno del duro en Google http://t.co/pNyP6b6O via @jasp

    Y visita al Centro de Datos de Google en fotos http://t.co/vVFkivNy

  2. La verdad es que me esperaba otro típo de artículo cuando he llegado a este post a través de Google pero la verdad es que las fotos de conniez Hou son bastante impresionantes.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén