Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Las 3 oportunidades que ha tenido Flickr para volver a ser lo que era

Flickr

Hubo un tiempo en el que Flickr era uno de los grandes dueños y señores de lo que por aquel entonces se denominaba web 2.0, hoy en día web social.

La sencillez y rapidez del servicio, su diseño práctico y cool, y sobre todo, su apuesta por la conversación, sentaron las bases de su hegemonía como red social vertical líder en el segmento de la fotografía.

De esta forma, tener un blog y tener un flickr era lo más cercano a estar a la última moda en Internet y el contador de usuarios de la plataforma subía exponencialmente. Tanto, que no tardó en llamar la atención de los todopoderosos de la Red y en marzo de 2005 la red es comprada por Yahoo! en una operación que, visto lo visto con otras que le sucedieron, puede parecer hasta irrisoria.

Con estos ingredientes, el servicio tenía todas las papeletas para perdurar en primera línea de Internet durante mucho tiempo. Pero entonces… ¿cuáles han sido las razones de la decadencia del servicio?

La respuesta a esta pregunta la encontramos, paradójicamente, en tres valiosas oportunidades que se le han presentado desde entonces y que no ha sabido aprovechar, a saber:

1. La llegada de la fotografía móvil.

Cuando estaba en todo su esplendor, Flickr tenía tanta actividad y volumen de usuarios que era capaz de detectar cuáles eran las cámaras fotográficas más usadas del mundo. De hecho comenzaron a ser muy populares sus resúmenes mensuales que mostraban los dispositivos preferidos por sus millones de usuarios para capturar imágenes. Como nos podemos imaginar, inicialmente eran marcas como Canon, Nikon, Olympus e incluso Fuji las que ocupaban los primeros puestos de este particular ranking. Sin embargo hubo un momento, coincidiendo con el lanzamiento de los primeros iPhone, en el que esta tendencia comenzó a cambiar hasta el punto de que el dispositivo de Apple alcanzó el Top 1.

En realidad este suceso lo que estaba haciendo es mostrar una auténtica tendencia de la sociedad hasta la web móvil, marcando el inicio de una revolución en la que se popularizarían los smartphones y las conexiones móviles a través de 3G. En aquel momento (estamos hablando del periodo 2008-2010) Flickr debería haber tenido el valor y la visión suficiente como para transformar y adaptar su servicio a esta nueva realidad. No lo hizo.

2. Las suscripciones Premium

Ofrecer servicios básicos gratuitos, mientras se cobra por otros más avanzados o especiales. Ese es el modelo de negocio que, prácticamente desde sus inicios, desarrolló la compañía Flickr. Una vez que enganchaba a sus usuarios a través de la calidad de su servicio, les enseñaba que podían llegar más allá con unas características y funcionalidades “extra”, realmente interesantes. Así nos enganchamos unos cuantos, tantos que Flickr abanderó los servicios “Freemium” y consiguió alcanzar una facturación respetable que engrosó las cuentas de su matriz Yahoo.

Pero como en todo mercado, la ley de la oferta y la demanda es inescrutable; la competencia no tardó en aparecer ofreciendo servicios y herramientas similares a precio más bajo y Flickr ha seguido manteniendo el suyo (casi 25 dólares por una cuenta PRO anual). Flickr ya no está solo; hay más servicios freemium (y no solo de fotografía); el usuario tiene que repartir su “maltrecho” presupuesto entre todos ellos. Para que nos entendamos, el precio medio de cualquier suscripción en la red, suele ser de unos 7 dólares (5-6 euros…). Flickr ha tenido la oportunidad de bajar el suyo, escuchando así el clamor popular de sus usuarios. Estoy seguro de que si hubiese bajado el precio, la plataforma habría mantenido a muchos de los usuarios que ahora han emigrado a otros servicios. Nueva oportunidad perdida. No lo hizo.

3. La llegada de Instagram

Precisamente la visión que le faltó a Flickr para dar un giro en su servicio hacia la movilidad, sí que la tuvieron otros como Instagram. Su apuesta directa hacia el corazón (móvil) del usuario no tardó en tener resultados. 551 días después de su lanzamiento, contaba con más de 30 millones de usuarios y era adquirida por nada más y nada menos que por mil millones de dólares por Facebook. Como se decía en Twitter, ni The New York Times al completo, con 116 años de vida, había conseguido esa valoración a estas alturas. Instagram lo había hecho en 18 meses.

Pero el modelo de negocio de Instagram es distinto al de Flickr. 7 meses después de la operación, pone sus cartas sobre la mesa y a través de mama Facebook deja claro a sus usuarios con un cambio radical en las condiciones del servicio, que podrá vender nuestras fotos con fines publicitarios:

“Estás de acuerdo en que un comercio o cualquier otra entidad pueda pagarnos por emplear tu alias, tus gustos, tus fotos (con cualquier asociación de metadatos), y/o cualquier cosa que hagas, para contenidos de pagos esponsorizados o promociones, sin ninguna compensación para ti”

Paralelamente Flickr parece haber aprendido de los errores y acaba de lanzar una versión para dispositivos móviles realmente potente, completa y adaptada, incluyendo la sencillez y los filtros que ha convertido a Instagram en caballo ganador.

Si a esto le unimos el cabreo monumental y abandono de cuentas en Instagram que se está propagando en la red debido al comentado cambio en las condiciones de servicio, se presenta aquí la tercera gran oportunidad de Flickr para volver a ser lo que era. ¿La aprovechará?

Anterior

Cuánto daño está haciendo Whatsapp

Siguiente

Tú no lo sabes, pero eres un cerdo

4 Comentarios

  1. ¿Qué os parece? -> Las 3 oportunidades que ha tenido Flickr para volver a ser lo que era http://t.co/zk0fcQl6

  2. @minid sobre el mismo tema, pero hablando de la oportunidad de Flickr: http://t.co/zk0fcQl6

  3. Ahora q tiene app nueva, y con la que se le liado en Instagram, Flickr tiene oportunidad de oro para recuperar terreno: http://t.co/RPgDDnBC

  4. Las oportunidades que perdió #Flickr por @jasp http://t.co/TgVHCP1G y cómo intenta solucionarlo por @milleiro http://t.co/lvXiVSOO

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén