Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

La importancia de los comentarios en un blog

comentarios-blogA raiz de la decisión de Antonio Cambronero, más conocido como Blogpocket, de quitar los comentarios de su veterano blog, coincidiendo con su duodécimo aniversario y el estreno de un reluciente diseño, tuvimos anoche un interesante debate al respecto.

Por supuesto, fue imposible que se desarrollara en su bitácora (la pobre ya sin opción de comentarios), y la conversación se trasladó a Facebook. (Siento mucho que que no podáis seguirla los que no tengáis cuenta o no seáis amigo de Blogpocket en Facebook).

Antonio justificaba su decisión de la siguiente forma:

“También seguiremos la tendencia moderna que consiste en la eliminación del sistema de comentarios. En la línea de minimizar el blog, eliminando todo lo superfluo, se prescinde de los comentarios, a partir de hoy. La base de datos estaba sobrecargada de spam, a pesar de Akismet, y no parece que merezca la pena mantener un sistema para muy poquitos comentarios. La conversación se ha trasladado a Twitter y Facebook y allí estaremos para dialogar y contestar a cualquier cuestión sobre lo publicado en el blog.”

Más tarde, en su cuenta de Facebook, la matizaba aún más , alegando un término que sigo sin comprender del todo. “Economía de energías“:

“Lo de los comentarios es lo más controvertido pero es cuestión de economía de energías. Todo depende de los comentarios que tenga tu blog. En mi caso, el porcentaje es tan mínimo que no merece la pena consumir tantos recursos.”

Imagino, que en cierta medida, con lo de “economía de energías” Antonio se refiere a que, con un volumen escaso de comentarios, no merece la pena mantener un gasto adicional de recursos, servidores, scripts, plugins… amén del tiempo “perdido” de moderación de los mismos. Todo ello, muy posiblemente inspirado por este otro post del gran Diego Martín Lafuente, Minid.

Como ya he comentado públicamente en alguna otra ocasión, creo que el maestro Blogpocket (apodo que se ha ganado merecidamente con el paso de los años) ha abanderado muchos de los movimientos de innovación y promoción del fenómeno blog en el mundo hispano. Sin embargo, en esta ocasión, creo que se equivoca. Así se lo traté de hacer ver anoche en Facebook y me gustaría también ampliar mi opinión hoy aquí para intentar, de algún modo, convencerlo 😉

En primer lugar, ni que decir tiene, que los blogs han revolucionado el mundo de la información tal y como se conocía hasta hace unos años. Tres han sido las claves que convirtieron la herramienta en un caballo ganador, germen de la web social en la que hoy todos nos desenvolvemos:

  1. Su facilidad de uso y creación a través de un CMS accesible a cualquiera.
  2. La distribución y consumo masivo de contenidos a través de la sindicación.
  3. La Conversación (en mayúsculas) que se genera a través de los comentarios.

Sin esos tres elementos, un blog se queda cojo. Puede seguir siendo un blog, pero ya no será lo mismo. Sin comentarios, pierde su esencia. Pierde la comunidad. Pierde la posibilidad de comunicación y retroalimentación directa entre un autor y su público. Y sobre todo, también pierde independencia tecnológica.

Es cierto que La Conversación también se produce en las Redes Sociales, pero ¿quiere decir eso que deba dejar de existir en los propios blogs? ¿No habíamos quedado en que blogs estaban más vivos que nunca y se complementan a la perfección con las redes sociales? ¿Por qué elegir?

Conviene recordar que si hoy en día existe Twitter o existe Facebook, es gracias a los blogs. Los blogs contribuyeron a la expansión de las primeras comunidades. Por poner un ejemplo, cuando seguimos a alguien en Twitter, en realidad lo que estamos haciendo es suscribirnos a su feed, y cualquier publicación que realizamos en Facebook, también se denomina post. Una cuenta de Twitter, un perfil en Facebook o incluso una cuenta de Instagram, es en realidad es un blog. El mundo hoy en día está blogalizado desde un punto de vista tecnológico.

No solo eso; debemos también fijarnos en los contenidos: ¿qué serían esas redes sin el grueso de contenidos diarios que constantemente proporcionan los blogs? Probablemente muy poco. La actualidad se cocina en los blogs y se mastica en las redes.

A diferencia de las redes sociales donde la comunicación es más telegráfica, las bitácoras, a través de cada una de sus anotaciones y del debate asociado a los comentarios, permiten un análisis y profundidad que resulta esencial en todo este ecosistema y que es difícilmente sustituible.

Por tanto, ¿estamos realmente dispuestos a renunciar a la conversación, independencia tecnológica y desarrollo de comunidad que propician los comentarios? Tal y como también comentaba Fernando Tellado (otro viejo rockero) en el mismo debate:

“Me temo que tu blog ha dejado de ser un blog, ya no hay conversación, un básico 2.0. En serio, creo que es un error ceder la conversación a las redes (propietarias) y desligarlas de su contexto original y el debate sobre tus artículos en su propio sitio. Las redes pasan, y de este modo, además, tampoco se enriquece tu contenido con lo que aportan los lectores (que ya se que es poco últimamente), fuera aparte de los beneficios SEO de los comentarios. ¿Te ves dentro de unos meses buscando esta misma opinión mía (que iba a dejar en tu blog y no he podido) en Facebook?, ¿quien te dice a ti que Facebook no cambia mañana sus normas y borra los comentarios a las noticias después de un tiempo?”

No me gustaría terminar, sin aclarar que por supuesto respeto la decisión de Antonio y que incluso puedo entender, que en determinados casos de blogs muy populares que reciben cientos de comentarios al día, la gestión y moderación se puede convertir en un auténtico trabajo de chinos que consume mucho tiempo y recursos técnicos y/o humanos y que obliga a plantearse el cierre de los mismos. Pero en el caso del común de los (mortales) bloggers, que recibimos una media de 1 a 5 comentarios por anotación, dicha interacción no solo es necesaria, sino fundamental.

Es más, animo al amigo Antonio a que realice justo lo contrario. Es decir, en lugar de cerrar los comentarios y dejar que la conversación fluya de forma externa en redes como Facebook o Twitter, perdiendo así una contextualización muy valiosa de sus contenidos, le animo a que integre los posibles debates y opiniones que se generen en estas redes en torno a sus posts, dentro de su propio blog.

¿Cómo? En lugar de que Mahoma vaya a la montaña, que la montaña vaya a Mahoma. A día de hoy existen diferentes herramientas que permiten parcialmente esta integración (yo mismo tengo instalado un plugin que muestra, junto a los comentarios “ordinarios”, las principales reacciones de Twitter). Otros, como José Luis Orihuela, también apuestan por la integración con Facebook en sus comentarios.

Es cierto que de momento no existe un servicio o plugin plenamente funcional y que sea capaz de recoger e integrar todas las reacciones de las principales redes sociales, pero todo se andará.

Anterior

Esto es lo que se ve desde el edificio más alto del mundo

Siguiente

Los auriculares perfectos para correr: Sennheiser PMX 680 ADIDAS

13 Comentarios

  1. Nuevo post: La importancia de los comentarios en un blog http://t.co/tpH6jtzz cc @blogpocket @fernandot @isopixel

  2. Yo te la pongo muy simple, amén de haberme ya sumado al debate en Facebook: quiero esa conversación en mi blog, quiero eso hits, esas visitas en isopixel.net. Facebook, Twitter tienen sus propias reglas, es difícil hallarlos un tiempo después.

    Hoy en día pago tres veces más en hosting que hace 3 años. Ni hablar, son los riesgos de crecer…

    Como bien apuntas, los blogs son la base de la Web social, sin comentarios un blog es como una computadora sin Photoshop, están cojos, les falta algo.

    Mis dos centavos…

  3. Bueno, en esto, como en todo, cada uno tiene sus razones, pero creo que Antonio empezó mal su razonamiento con eso de “la moda”.

    Sé que es muy triste tener comentarios para que nadie los use, y algunos digan solo bobadas como comentaba Diego, pero es que son parte – a mi entender – indisoluble.

    Bueno, no me enrollo más, que ya has citado mi opinión (gracias). Igual hasta me animo yo también a un artículo y recuperamos los memes 😀

    • Gracias Fernando y Raúl por los comentarios. Creo que la vieja guardia estamos en sintonía. A ver si el gran jefe indio se da cuenta de que tiene seguir en la tribu de los pieles rojas 😉

  4. La importancia de los comentarios en un blog http://t.co/EIBAAjas vía @jasp

  5. Totalmente de acuerdo en la relevancia de los comentarios. Nosotros en Weblogs los hemos mantenido y os aseguro que nos llevan muchas energías y muchos recursos. Es más, los hemos ampliado con las preguntas y respuestas.

    Un blog sin comentarios pierde, a mi modo de ver, bidireccionalidad, inmediatez de respuesta y contextualidad.

  6. Jugoso debate el que se ha abierto a favor y en contra de los comentarios en los blogs http://t.co/tpH6jtzz ¿qué opináis?

  7. Coincido plenamente contigo Raúl,
    los comentarios son un tesoro, conservado junto al contenido, y no pertenecientes a redes propietarias.
    En su día me molestó mucho que los Microsiervos cerraran los comentarios, aunque lo compensaron estando atentos a emails… En fin, como bien dices, bonito debate, en el que yo estoy a tu lado.
    Un abrazo y buen finde

  8. Si algo creo que le da sentido y vida a un blog es la capacidad de generar debate, de recibir diferentes puntos de vista, críticas. Creo que las entradas empiezan cuando las publicas y se enriquecen con cada aportación externa. Admiro de los blogs la capacidad de crear una comunidad alrededor de ellos y fomentar hábitos tan sanos como el debate. Cuando eliminas los comentarios creo que lo que haces es convertir tu página en un oráculo o púlpito. Pero bueno cada uno tiene sus razones. Interesante entrada y he aprendido mucho de vuestras opiniones. Gracias.

  9. @jlori nadie niega eso, maestro, pero todo es compatible: http://t.co/DOfrXDXg

  10. Totalmente de acuerdo contigo Raúl! Los comentarios de un blog son los que te dicen que hay vida en él. Tantas veces nos sirven para mantener una realación mucho más cercana con los lectores y a la vez conocer sus problemas y dudas para sacar muy buenas ideas de nuevos post.
    Dejando atrás que te ayuden a mejorar el SEO, lo más importante es eso, llegar a conocer bien el perfil de tus lectores y ofrecerles lo que quieren. Saludos! 🙂

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén