Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

La nueva época dorada de las agencias de Dating

Quizá habría que comenzar este post poniéndole de banda sonora aquella canción tan sonada de Tam Tam Go. Y es que la llegada de Internet supuso toda una revolución para las relaciones sentimentales. ¡Qué me van a contar a mi que nací, crecí y hasta me enamoré en la red!

Hasta ese momento, las posibilidades, desde el flirteo más sutil, hasta el matrimonio más arraigado, pasando por los noviazgos de algunos años, se reducían a encontrar una pareja en el “mundo real conocido”, es decir, nuestro entorno más cercano (barrio, ciudad, instituto, universidad o lugar de vacaciones; los más suertudos, incluso la encontraban en algún viaje al extranjero).

Pero llegaron los módems y con ellos un universo casi infinito de posibilidades. ¿Quién no recuerda por ejemplo el IRC Hispano y ese hormigueo por saber si la persona que tecleaba al otro lado de la pantalla era tan ideal como suponías? Los chats dieron paso a algunas páginas como Gente IRC (realmente el primer Facebook castizo de la historia) y redes sociales como Badoo… y, por qué no decirlo también, Tuenti o Facebook…

Pero como todo en esta vida, el amor también es un negocio y en este sentido las antiguas agencias matrimoniales tuvieron que ir adaptándose al modelo digital. Así fue como nacieron las agencias de dating. Para los que el concepto no les suene mucho, seguro que lo entienden mejor si pongo algunos ejemplos como Darling, Match, Meetic… ¿Ahora sí, verdad?

Estos servicios han tenido su éxito durante algunos años, casi los mismos que también lo han tenido (en su sector) empresas como Infojobs, Monster o Infoempleo, donde lo que se encuentra no es amor, sino empleo, pero al uso, es casi lo mismo. Pero ha llegado un punto en el que los buscadores de trabajo o de corazones necesitan algo más. Ya no es suficiente con ese filtrado de resultados, simplón y automático, en función de tu sexo, ubicación, edad y unas cuantas preferencias personales más. Ya no vale eso. La competencia aprieta.

Por eso los celestinos 2.0 que quieran triunfar en la red deben apostar por el marketing del amor. Ingenio y creatividad para vender nuestro cuerpo serrano y llamar la atención de corazones desesperados ya sea en formato web, o en formato app.

Ahí queda eso y ahí quedan dos servicios que lo están haciendo muy bien en nuestro país: Caoba y Market in Love. No os perdáis sus vídeos de presentación.

Anterior

Presentados los IX Premios Bitácoras

Siguiente

La catedral de Jaén como no la habías visto nunca

6 Comentarios

  1. El post recomendado de hoy: La nueva época dorada de las agencias de Dating (no os perdáis los vídeos) http://t.co/GUggNB5JCO

  2. Esto le va a gustar a @damecaoba y a @tv3cat (por #marketinlove) http://t.co/bONkIHuwPJ

  3. “Super-autopistas de la información”… qué término más de los noventa! 🙂

  4. La nueva época dorada de las agencias de Dating http://t.co/nAUxQK4obA Y es que los cupidos han dejado de ser analógicos para ser digitales.

  5. “Dos servicios que lo están haciendo muy bien en nuestro país: Caoba y Market in Love” http://t.co/EVV4vKfZNm”

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén