No hay nada más triste en este mundo que despertarse la mañana de Navidad y no ser un niño.