Sobre estas líneas podéis escuchar la canción “Rock this house”, que a parte de ser un temazo de B.B. King es perfecta para salir a correr, al menos para hacerlo a muy buen ritmo.

Y seguro que os estaréis preguntando el por qué. La razón fundamental es el tempo que tiene, de 180 BPM (beats per minute) pum pum pum…

No sé si habéis escuchado alguna vez aquello de que los seres humanos tendemos a sincronizarnos con el sonidos del mundo; es totalmente cierto. Por eso, por ejemplo en un auditorio lleno de gente, tendemos a terminar aplaudiendo todos a la vez.

Lo mismo ocurre cuando salimos a hacer deporte; conseguimos acelerar o disminuir el paso de carrera de acuerdo con los beats de la música y mantenerlo en esa cadencia mientras el sonido dure.

En mi caso particular, la mayoría de las veces prefiero salir a correr ‘a pelo’ con el único sonido de mi respiración (ese sí que es un buen indicador) y la naturaleza que me rodea. Pero hay a quien le motiva, y mucho, practicar running con música.

Si eres de estos últimos, deberás saber que existe todo un mundo de listas musicales, de todos los estilos, preparadas para marcar los ritmos de tus carreras. La ecuación es fácil:

  • Si quieres correr a 6 min/km busca canciones con 155-160 bpm
  • Si quieres correr a 5:30 min/km busca canciones con 160-165 bpm
  • Si quieres correr a 5 min/km busca canciones con 165-170 bpm
  • Si quieres correr a 4:30 min/km busca canciones con 170-175 bpm
  • Si quieres correr a 4 min/km busca canciones con 175-180 bpm

Os dejo un ejemplo de playlist con canciones a 160 BPM:

Y para terminar, recordad que al final, las mejores canciones para correr son también aquellas que emocionalmente tienen un significado especial para nosotros… Ya sabéis a qué me refiero, ¿verdad?