Antes de que me olvide, y para que conste “en acta”, quería compartir con vosotros una pequeña satisfacción.

Y es que, el pasado 21 de marzo, después de 4 años corriendo, más de 600 entrenos, unas cuantas carreras… y cientos de experiencias y sentimientos, el contador de kilómetros llegó a 5.000.

Una cifra mágica y redonda que veía inalcanzable cuando empecé con todo esto y que de paso me vale para lucir con orgullo frikiatlético el preciado nivel negro en Nike+.

Pero más allá de la honrilla y la cifra redonda me quedo con las vivencias y experiencia que me han dado estos kilómetros. Todo suma, todo llega, y como digo siempre, lo más importantes disfrutar del camino.