Está corriendo como la pólvora en los timelines de medio mundo. No se trata de un contenido cualquiera. Es un anuncio pero está también hecho que merece ser compartido.

Tampoco es un anuncio de una marca cualquiera. Es de Apple. Y tampoco es de un producto cualquiera, es del iPhone X, el esperado modelo de la compañía con el que se conmemora el décimo aniversario del que ya es su buque insignia.

En términos de marketing estamos ante una obra de arte y posiblemente una de las mejores publicidades de los últimos tiempos; sin duda, el mejor que ha hecho la compañía de la manzana desde su mítico “1984“.

Todo está perfectamente estudiado para llegar al corazón bolsillo del consumidor: la elegancia y detalle de cada plano, la explosión de colores, el juego de tipografías, la música pegadiza, el tono desenfadado, los guiños de humor y hasta la pasión contenida. Juzguen ustedes mismos y, por favor, suban el volumen y pongan el vídeo a pantalla completa: