Cómo conseguir una copia de seguridad de todos tus tweets

historico_tweets

El pasado mes de diciembre Twitter anunció que pondría a disposición de todos los usuarios un archivo con su actividad, tweets, replies, retweets, etc. desde la apertura de su cuenta.

Desde la compañía aseguraron que esta opción se habilitaría progresivamente en las cerca de 600 millones de cuentas que hay en todo el mundo. Pero lo cierto es que, a día de hoy en nuestro país, aún son pocos los que la tienen disponible.

Un truco rápido para conseguirlo, es configurar tu cuenta con el idioma inglés (dentro del apartado configuración). Inmediatamente verás cómo aparece la posibilidad de solicitar tu histórico de tweets que recibirás en unos minutos a través de correo electrónico.

La experiencia de ver cómo han evolucionado tus mensajes en la plataforma desde tus comienzos resulta de lo más curioso. Mi primer tuiteo es del 9 de febrero de 2007 y como podéis ver, nada especial, pero poder acceder a un repositorio casi diario de todas tus opiniones, sensaciones, vivencias y experiencias se convierte en un auténtico ejercicio de autoarqueologia; un diario online que podré leer a los nietos de aquí a unos años.

Se echa en falta, eso sí, mayores funcionalidades en el archivo que nos proporciona Twitter. De momento es un simple html que permite consultar los mensajes enviados por meses y años, pero sería estupendo que también incluyera mejorara el buscador que trae ye incluyera un buen sistema de estadísticas.

Facebook humaniza las búsquedas

facebook

Muchos eran los que esperaban durante la tarde de ayer un anuncio importante por parte del responsable de la mayor red social del mundo. Los rumores hablaban de un posible teléfono marca “Facebook” que pudiese enchufar a la compañía de lleno en el mercado de las telecomunicaciones.

Se equivocaban. Al menos de momento, porque lo que Mark Zuckerberg vino a presentar en la rueda de prensa que ofreció en su cuartel general de Palo Alto, en California, fue el tercer gran pilar sobre el que pivotará de ahora en adelante toda la plataforma: Graph Search.

«Graph Search» es un súper buscador que trabaja en «la exploración de nuevas conexiones».

Con lo de nuevas conexiones Zuckerberg se refiere a dar un paso más allá del tradicional modelo de búsqueda de páginas webs implantado por Google y basado en su famoso algoritmo convirtiéndolas en algo mucho más humano.

Para que os hagáis una idea, con esta nueva herramienta podremos por ejemplo buscar “Abogados en Lugo que sean amigos de uno de mis contactos”, “Restaurantes en Jaén que les guste a contactos que vivan en Córdoba”, “Gente a la que le guste practicar el running en Madrid” o “parques de atracciones que hayan visitado mis amigos”. El siguiente vídeo lo explica perfectamente:

Y pensándolo bien, tiene todo el sentido del mundo que una plataforma tan gigantesca como esta, con más de 1.000 millones de usuarios activos en todo el planeta (unos 20 millones en nuestro país), pueda cruzar, filtrar y presentar toda esta información a su gusto. Una bofetada al sistema tradicional “Google”, que aunque sigue centrando esfuerzos en potenciar su tardía red Google+, ve como Facebook acapara el mayor tiempo de la actividad de los usuarios cuando se conectan y se puede permitir el lujo de montar un buscador de relaciones personales con el infinito inventario de datos y encima, cerrado y privado.

Ni que decir tiene que las posibilidades publicitarias de este nuevo modelo son infinitas, permitiendo promocionar productos y servicios de una forma mucho más natural que la simple publicidad contextual. Ahora la pelota está en el tejado de los anunciantes, que deben ajustar sus acciones a esta nueva realidad y conciliar con Facebook las siempre controvertidas condiciones de privacidad.

Las 3 oportunidades que ha tenido Flickr para volver a ser lo que era

Flickr

Hubo un tiempo en el que Flickr era uno de los grandes dueños y señores de lo que por aquel entonces se denominaba web 2.0, hoy en día web social.

La sencillez y rapidez del servicio, su diseño práctico y cool, y sobre todo, su apuesta por la conversación, sentaron las bases de su hegemonía como red social vertical líder en el segmento de la fotografía.

De esta forma, tener un blog y tener un flickr era lo más cercano a estar a la última moda en Internet y el contador de usuarios de la plataforma subía exponencialmente. Tanto, que no tardó en llamar la atención de los todopoderosos de la Red y en marzo de 2005 la red es comprada por Yahoo! en una operación que, visto lo visto con otras que le sucedieron, puede parecer hasta irrisoria.

Con estos ingredientes, el servicio tenía todas las papeletas para perdurar en primera línea de Internet durante mucho tiempo. Pero entonces… ¿cuáles han sido las razones de la decadencia del servicio?

La respuesta a esta pregunta la encontramos, paradójicamente, en tres valiosas oportunidades que se le han presentado desde entonces y que no ha sabido aprovechar, a saber:

1. La llegada de la fotografía móvil.

Cuando estaba en todo su esplendor, Flickr tenía tanta actividad y volumen de usuarios que era capaz de detectar cuáles eran las cámaras fotográficas más usadas del mundo. De hecho comenzaron a ser muy populares sus resúmenes mensuales que mostraban los dispositivos preferidos por sus millones de usuarios para capturar imágenes. Como nos podemos imaginar, inicialmente eran marcas como Canon, Nikon, Olympus e incluso Fuji las que ocupaban los primeros puestos de este particular ranking. Sin embargo hubo un momento, coincidiendo con el lanzamiento de los primeros iPhone, en el que esta tendencia comenzó a cambiar hasta el punto de que el dispositivo de Apple alcanzó el Top 1.

En realidad este suceso lo que estaba haciendo es mostrar una auténtica tendencia de la sociedad hasta la web móvil, marcando el inicio de una revolución en la que se popularizarían los smartphones y las conexiones móviles a través de 3G. En aquel momento (estamos hablando del periodo 2008-2010) Flickr debería haber tenido el valor y la visión suficiente como para transformar y adaptar su servicio a esta nueva realidad. No lo hizo.

2. Las suscripciones Premium

Ofrecer servicios básicos gratuitos, mientras se cobra por otros más avanzados o especiales. Ese es el modelo de negocio que, prácticamente desde sus inicios, desarrolló la compañía Flickr. Una vez que enganchaba a sus usuarios a través de la calidad de su servicio, les enseñaba que podían llegar más allá con unas características y funcionalidades “extra”, realmente interesantes. Así nos enganchamos unos cuantos, tantos que Flickr abanderó los servicios “Freemium” y consiguió alcanzar una facturación respetable que engrosó las cuentas de su matriz Yahoo.

Pero como en todo mercado, la ley de la oferta y la demanda es inescrutable; la competencia no tardó en aparecer ofreciendo servicios y herramientas similares a precio más bajo y Flickr ha seguido manteniendo el suyo (casi 25 dólares por una cuenta PRO anual). Flickr ya no está solo; hay más servicios freemium (y no solo de fotografía); el usuario tiene que repartir su “maltrecho” presupuesto entre todos ellos. Para que nos entendamos, el precio medio de cualquier suscripción en la red, suele ser de unos 7 dólares (5-6 euros…). Flickr ha tenido la oportunidad de bajar el suyo, escuchando así el clamor popular de sus usuarios. Estoy seguro de que si hubiese bajado el precio, la plataforma habría mantenido a muchos de los usuarios que ahora han emigrado a otros servicios. Nueva oportunidad perdida. No lo hizo.

3. La llegada de Instagram

Precisamente la visión que le faltó a Flickr para dar un giro en su servicio hacia la movilidad, sí que la tuvieron otros como Instagram. Su apuesta directa hacia el corazón (móvil) del usuario no tardó en tener resultados. 551 días después de su lanzamiento, contaba con más de 30 millones de usuarios y era adquirida por nada más y nada menos que por mil millones de dólares por Facebook. Como se decía en Twitter, ni The New York Times al completo, con 116 años de vida, había conseguido esa valoración a estas alturas. Instagram lo había hecho en 18 meses.

Pero el modelo de negocio de Instagram es distinto al de Flickr. 7 meses después de la operación, pone sus cartas sobre la mesa y a través de mama Facebook deja claro a sus usuarios con un cambio radical en las condiciones del servicio, que podrá vender nuestras fotos con fines publicitarios:

“Estás de acuerdo en que un comercio o cualquier otra entidad pueda pagarnos por emplear tu alias, tus gustos, tus fotos (con cualquier asociación de metadatos), y/o cualquier cosa que hagas, para contenidos de pagos esponsorizados o promociones, sin ninguna compensación para ti”

Paralelamente Flickr parece haber aprendido de los errores y acaba de lanzar una versión para dispositivos móviles realmente potente, completa y adaptada, incluyendo la sencillez y los filtros que ha convertido a Instagram en caballo ganador.

Si a esto le unimos el cabreo monumental y abandono de cuentas en Instagram que se está propagando en la red debido al comentado cambio en las condiciones de servicio, se presenta aquí la tercera gran oportunidad de Flickr para volver a ser lo que era. ¿La aprovechará?

Lo de la influencia online se nos está yendo de las manos

Lo último que nos quedaba por leer es que hay algunas empresas que están comenzando a exigir a los candidatos que se presenten en sus ofertas laborales, un nivel mínimo en Klout.

Para los que no lo conozcan, Klout es un indicador de “influencia social” muy popular desde hace meses. El sistema tiene en cuenta diferentes valores de la actividad de un usuario en redes sociales como Twitter, Facebook o Google+ y a través de una serie de algoritmos (secretos por parte de la compañía), le asigna un número que oscila entre 0 y 99, y que indica el grado de reputación e influencia que esa persona tiene en la red. Este es mi perfil.

Hasta aquí todo bien; entendemos pues que Klout es un índice más, basado en una serie de criterios, que puede orientarnos a la hora de conocer el compromiso y actividad que alguien mantiene en medios sociales. Pero… ¿realmente es un indicador válido para optar a un puesto de trabajo?

El argumento me parece tan ingenuo y parcial, como peligroso. Como en cualquier otro aspecto de la vida, las cuantificaciones, sin tener en cuenta la calidad, pueden resultar erróneas. ¿Podríamos valorar a un candidato por su estatura? ¿Por el número de cursos que tiene? ¿Por el número de artículos que ha publicado en su blog? ¿Por su número de seguidores en Twitter? ¿La influencia en Twitter se mide con Retweets? Insisto, peligroso.

A día de hoy me parece no solo fundamental, sino necesario, que las empresas valoren en muchos de sus candidatos la cultura digital que tienen y el nivel que demuestran en el manejo y conocimiento de diferentes redes sociales y herramientas. Pero valorar esto con un simple índice Klout me parece un argumento simplista y equivocado.

Lo más adecuado es realizar un estudio pormenorizado de cada potencial candidato; aquí cuenta mucho más los kilómetros, la experiencia, los contactos y los conocimientos que mantenga a diario esa persona en estas plataformas e incluso los que pueda demostrar a nivel offline; factores que la mayoría de las veces no tiene en cuenta algoritmo Klout. Por supuesto que los números ayudan pero la influencia real online no la determina un número, sino muchas horas de “amor” e interacción en la red, de manejar a la perfección las principales plataformas, servicios y redes sociales, de saber cómo se relaciona y se comunica la gente en internet, de contar con cierta audiencia y reputación y, finalmente, de conocer de primera mano los principales actores de estos nuevos medios sociales.

El primer anuncio que Facebook ha creado para Televisión

Imagen

El primer anuncio que Facebook ha creado para Televisión llega en el momento en el que la plataforma supera los mil millones de usuarios activos en todo el mundo (más de 17 millones en nuestro país).

Marketing emocional, para crear afinidad hacia la marca y recordarnos, de paso, que el servicio no ofrece sino una digitalización de las relaciones personales que mantenemos en el mundo real. Me quedo con la frase: Facebook es como las sillas.

El día que Twitter cambió la publicidad televisiva

Twitter y la televisión siempre han sido muy buenos amigos. Amantes diría yo, capaces de estar juntos y separados a la vez, de haber sido engendrados de forma independiente pero no ser capaces de vivir el uno sin el otro. No hay más que echar un vistazo a los trending topics diarios para encontrar un gran porcentaje de ellos referidos a la parilla televisiva. La comunión digital entre ambos es tan perfecta como la que puede haber en el mundo real entre un grupo de amigos que se junta para ver un programa.

Tuitear mientras vemos la televisión ya no es una tendencia, sino una realidad que se constata día tras día a golpe de trending topics y #hashtags incrustados en cada programa.

Por todo ello, ya estaba tardando el día en el que saltara a escena el tercer actor indispensable en esta obra: la publicidad; y aunque ha habido algunas aproximaciones por parte de las marcas en este sentido, hasta ahora ninguna lo había hecho con paso firme y con todas las consecuencias…

El día que Twitter cambio la publicidad televisiva aún no ha llegado, pero está a la vuelta de la esquina. Concretamente, será este sábado 6 de octubre y tendrá como telón de fondo uno de los programas más populares de la televisión inglesa: Factor X. En los intermedios que se produzcan durante el mismo, se emitirá un anuncio de la empresa Mercedes en el que los usuarios de Twitter podrán decidir el destino de sus protagonistas a través del hashtag #YouDrive.

Como comenta el compañero Juan Boronat, se trata de “conseguir involucrar al público en la historia, permitiéndole variar la trama a través de Twitter”. Algo parecido a esta otra campaña de Tipp-ex en YouTube, pero llevado a la gran pantalla y en riguroso directo. Sencillamente brillante y genial.

Vía | Lasblogsenpunto

Actualización 09/10/2012: El vídeo ya está disponible en YouTube.