Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Jaén, Jaén, Jaén

En un par de horas vuelvo a casa, desde casa. Suena raro verdad; pero es que vuelvo a Galicia desde Andalucía. Esto de tener casi ya la doble identidad es a veces complicado.

He estado leyendo una serie de escritos de mi hermano David, del que hablaré algún día por aquí y le he pedido que me dejara publicar alguno.

Este en concreto, se titula «Jaén, Jaén, Jaén…» y resume, de forma bastante objetiva, la triste realidad de una ciudad que no está teniendo mucha suerte con sus gobernantes:

Encerrado en la biblioteca de la Universidad de Jaén, entre las ecuaciones diferenciales y las geodésicas, se me repetía una idea en la mente: ¿por qué Jaén es la cenicienta para todo?

Precisamente en un ambiente tan “selecto” como el de la conservadora institución universitaria jiennense, no tanto por sus gobernantes, sino por sus estudiantes, pienso: “tenemos lo que nos merecemos”.

En cualquier lugar sería una vergüenza que lo que lleva proyectado doce años, como es el Teatro de la ciudad, lleve paralizado durante más de un año.

También lo sería la desidia continuada de las administraciones hacia el casco antiguo, las mismas que permiten que media ciudad se caiga a pedazos mientras la otra se abre entre grandes avenidas, parques y jardines. Baste recordar el caso del Palacio de los Condes de Corbull (en la Carrera de Jesús, justo al lado del Ayuntamiento), este edificio lleva en ruina varios años sin que nadie haga nada por que se recupere este espacio para uso público: bien para las dependencias del Archivo Municipal, a día de hoy en los mugrientos sótanos del Ayuntamiento, bien para la creación de un centro de investigación, biblioteca…

Unos servicios sociales deficientes, a dios gracias que abrieron el albergue municipal después de años de infecciones, brotes de sarna, humedades, etc. Unas arcas municipales al borde la quiebra que no son condicionante para empezar el proyecto urbanístico especulador de la Estación de Autobuses en el que pretenden construir un mastodonte de Oficinas, locales comerciales, hosteleros…Sin embargo nada, la ciudad sigue sumida en un letargo que dura demasiado.

Los políticos han entendido que los jiennenses les han extendido un cheque en blanco para hacer y deshacer sin ningún tipo de control, y están haciendo muy bien su trabajo. Recordemos que el antiguo responsable de Somuvisa (Sociedad Municipal de la Vivienda) fue condenado por dedicarse a algo más que a hacer viviendas de protección oficial.

También recordemos el no menos escandaloso caso de Onda Jaén donde el periodista Pedro J. Fernández y su productora fue contratada por el Ayuntamiento por una cantidad astronómica utilizando este medio para difamar, insultar y avasallar a todo aquél que no fuese adicto al régimen. De nuevo la sociedad jiennense pasa del tema… algo tan bochornoso como la utilización de los servicios públicos para el beneficio de unos pocos, pasa desapercibido entre la población.

Ahora bien, si cambiamos de Régimen, ahora vamos a por el del señor Zarrías, eso ya es “pa mear y no echá gota” que se dice en mi tierra. El PSOE que lleva más de 20 años en el poder en Andalucía, todavía discrimina a nuestra provincia en infraestructuras tales como carreteras, servicios sanitarios, educación, cultura, etc

Por poner algún ejemplo: ¿es normal que para poner en marcha las obras de la Circunvalación Sur de Jaén llevemos un retraso de doce años? ¿Por qué todavía no tenemos el tan deseado parque periurbano? ¿Qué hace el gobierno de Chaves para integrar a los inmigrantes que cada día más, llegan a nuestra tierra? ¿Serán capaces de poner en marcha algún día el Plan de Atención al Temporero durante la campaña de recogida de la aceituna?

En fin… creo que no son necesarios más ejemplos para demostrar que los políticos que hinchan sus pechos diciendo que son los mayores defensores de Jaén, simplemente no lo son; es más, yo diría que son el auténtico lastre de esta ciudad y provincia que no ve más allá de la recogida de aceituna y las subvenciones al monocultivo.

Yo estoy harto ya de escuchar lo mismo: “es que esto no hay quien lo cambie”, “¿para qué luchar?” Yo pienso que en nuestras manos está el cambio. Es importante denunciar lo que nos parece injusto, pero no nos podemos quedar ahí; ahora más que nunca es necesario dar respuesta creando alternativas al juego establecido, es hora de demostrarle a la ciudad que la alternativa libertaria tiene la fuerza necesaria y la capacidad de organización necesaria para gestionar y llevar adelante proyectos reales que sean de interés para la población de Jaén. Pero esto no solo depende de las pocas personas que llevamos adelante proyectos autogestionarios, sino del grado de implicación de todos los que pensáis que ya es hora de decir basta a los abusos que cometen los de siempre.

David Ordóñez Pérez

Anterior

La Cruz de Jaén

Siguiente

Esperando mudanza

  1. No escribe nada mal tu hermano. 😉
    El problema es más o menos parecido en todos los aytos. de este país. En cuanto pillan un sillón se olvidan de que están para servir. En temas como vivienda, carreteras, donde se mueve dinero enseguida surgen problemas. Una pena.

    Saludinos. 🙂

  2. Cuestión compleja, Jasp.

    Jaén es la cenicienta en todo porque impera una mentalidad carpetovetónica del latifundio y del señorito, cuatro nobles venidos a menos que se matan por chupar recursos del Estado y joden a los demás con sus putas mafias…

  3. ¡Unámonos! jajajaja

  4. Uis Algernon … juraria que esas son palabras de Walky 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén