Estos días, me es imposible mantener el ritmo de posteo habitual en el blog, principalmente por motivos laborales.

Prometo, en cuanto que pueda contar mil y una historias y por supuesto, presentar definitivamente la nueva imagen de este blog.

Mientras tanto, os dejo esta página, para vuestro disfrute.