Viendo las presentaciones oficiales de los recién nacidos en la Casa Real a uno le queda la tremanda duda de si los médicos de la Clínica Ruber preparan antes de la salida ante la prensa y los fotógrafos un

biberón-somnífero

para que los bebés no lloren ni den un ruido mientras les graban y muestran a todos los españoles.

Y si no, mirad las analogías que he encontrado en las fotografías de presentaciones oficiales de los bebés de infantas y el príncipe:

bebesreales.jpg

¿Será este un augurio de la dura y frenética vida que les queda por delante?