Curiosísima historia la que le ocurrió a nuestro compañero Racing Che, cuando se encontró en plena calle un ordenador perfecto para utilizar como server.

Ya mismo, nos llueven las PSPs…