Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Historia de Jaén

Esta soleada mañana del día de la Constitución, Wendy y yo habíamos quedado bien tempranito con mi hermano David para dar un paseito cultural por el casco histórico de Jaén.

Realmente es una experiencia interesantísima escuchar como David cuenta la historia de cada una de las calles y los monumentos de nuestra ciudad. Ya quisieran muchísimos guías turísticos saber, una décima parte de lo que mi hermano conoce y es que, David, es una esponja de cultura. Un tipo muy comprometido con la sociedad y también con su tierra, amante y luchador de los muchos tesoros que esconde la ciudad del Santo Reino.

historiajaen

Nuestro paseo comenzó en la plaza de Santa María, centro neurálgico de cualquier visita que se precie y lugar donde se encuentra ubicada la majestuosa Catedral Renacentista de Jaén.

Pero la visita de hoy no la queríamos centrar en los tres máximos exponentes del escaparate cultural de Jaén, eso será plato de otra comida: la Catedral, los Baños Árabes y el Castillo de Santa Catalina, sino que aprovecharíamos el tiempo en perdernos por las callejuelas de la judería y la morería jienense. Barrios que albergan también joyas históricas no tan valoradas como las tres mencionadas.

Para quien esté interesado, aquí os dejo un pequeño resumen de la Historia de Jaén, en boca del propio David Ordóñez:

La ciudad de Jaén se alza al pie del cerro de Santa Catalina, calles empinadas y de pronunciada pendiente definen pues su urbanismo. En sus alrededores abundan fértiles tierras de cultivo y extensos olivares que buscan el descanso del Valle del Guadalquivir. Hacia el sur y el sureste se encuentran las Sierras de Jaén y Jabalcuz que abrigan a la ciudad proporcionando un ambiente de campiña y serranía, un mestizaje de colores, olores y sabores que no solo descubriremos en sus calles y en su entorno sino también en su atractiva gastronomía representada por la “cocina en miniatura” más conocida como las “tapas”, pequeños regalos con que se otorga a quien visita los muchos bares de la ciudad.

El origen de la ciudad de Jaén es antiquísimo, tanto, que aunque le pese a muchos, algunos historiadores opinan que es la ciudad más antigua de Europa, datada entre el tercer y cuarto milenio antes de nuestra era. Sus primeros vestigios de población se han encontrado en la parte norte de la ciudad, en la zona conocida como Marroquíes Bajos. En esta zona que hoy representa la zona de expansión de la villa, se descubrieron hace siete años los restos de lo que se ha dado a llamar la “Venecia del Neolítico” que no es más que un yacimiento de distintas épocas desde hace más de 5 milenios que tiene una extensión calculada de 15 hectáreas en la cual se ha estudiado como una ciudad formada por anillos concéntricos que servían de defensa a la ciudad estaba regada por una de las mayores y más antiguas obras de ingeniería civil que no es más que todo un sistema de canales de agua que servían para el riego y el consumo humano.
Por desgracia esta zona está hoy día totalmente edificada y sólo se ha respetado una zona que no llega a la media hectárea en la que se pretende instalar una recreación de este tiempo. Aún así, todo está totalmente catalogado y esperemos que en un plazo corto de tiempo, los historiadores coloquen en el lugar que merece a Jaén en este período de la historia…

Resumiendo, algo difícil si hablamos de Jaén, esta ciudad ha soportado el paso de todas las culturas que recorrieron la Península Íbérica. Culturas prehistóricas, íberos, romanos, árabes y judios y cristianos… han sido los pueblos que han configurado el tortuoso pasado histórico y urbanístico de la ciudad.

Municipio romano, Aurgi, Orongi o Auringi (nombres relacionados con la existencia de minas de oro en sus alrededores), fue declarado municipio romano por Vespasiano en el año 74. Al igual que en el resto de la Bética, el Cristianismo inundó su cultura hasta que en el año 712 los árabes rescatan del oscurantismo de las ideas medievales y pasó a formar parte de Al-Ándalus viviendo siglos de prosperidad y convivencia de las tres culturas: árabes, cristianos y judios. En dicha época, la musulmana Geen (paso de caravanas) se configura la mayor parte del núcleo urbano de lo que hoy conocemos Casco Antiguo de Jaén. Notoria es la judería de Jaén, en muy mal estado de conservación, que a día de hoy clama por su recuperación. en dicha Judería nació Ibn Ben Saprut, uno de los mayores exponentes de la cultura hebrea.

Entre luchas internas de almohades, almorávides y revueltas de las distintas coras, tracurriría la vida en Jaén hasta que en la Primavera del 1246 Fernando III el Santo conquista la ciudad a través de un pacto de vasallaje con el rey moro de Jaén, Alhamar (nacido en Arjona y quien ordenó levantar la Alhambra de Granada).

En los años siguientes hasta la conquista de Granada, Jaén jugó un papel importantísimo en la lucha con los árabes del sur. Tal fue la importancia de la plaza jiennense que el Rey de Castilla Enrique II otorga a Jaén el título de Muy noble y muy leal, Guarda y defendimiento de los reinos de Castilla, dotándola a su vez de un COncejo propio y Cabildo, privilegios que se verían acrecentados con la llegada a Jaén del Privado del rey Enrique IV, El Condestable Don Miguel Lucas de Iranzo al cual están dedicadas las fiestas patronales de la ciudad.

Conquistada Granada, Jaén cae en un lento y paulatino declive, del que solo levantará cabeza en un paequeño período del siglo XVII en que en la ciudad se creó un potente gremio de artesanos que favorecieron el comercio interior y exterior. Jaén, capital de una provincia eminentemente agraria no conocerá el desarrollo hasta bien entrado el siglo XX. Notorio es el injusto reparto de la tierra. Latifundismo y caciquismo que se extenderá hasta nuestros días.

Importantes serán las luchas agrarias que se desarrollarán a comienzos del siglo XX y hasta el fin de la Guerra Civil, protagonizadas por los jornaleros sin tierra, donde el Socialismo crecerá como en ningún sitio. Durante la Dictadura, se acuñó la expresión de que “Jaén le quitaba el sueño a Franco” y no era precisamente porque estuviera enamorado de esta tierra, sino porque hasta entrados los años 50 no consiguieron eliminar la resistencia maqui en las sierras jiennenses. Por desgracia, estos años se caracterizarán por un destrozo y especulación urbanística lamentable. Actualmente, Jaén es una ciudad de servicios con escasa industria y alguna actividad agraria basada en el monocultivo del olivar.

barriojudiojaen

Anterior

Viajando por el mundo

Siguiente

Pintadas islámicas

10 Comentarios

  1. Excelente articulo el de tu hermano, aunque el final es bastante triste.. pero en fin, que le vamos a hacer. Sobre el injusto reparto de la tierra hay por ahí una canción muy buena que publicará proximamente.

  2. Me alegro de no ser el único blogero de Jaén.

    Y porque no has visto la Vía Verde del Aceite hasta Alcaudete.

    Saludos.

  3. Umm, ammm, eslava galán, despues david ordoñez…. la pedanteria es congénita?????

    vaya putada coño

  4. Me alegra mencioneis la judería y enhorabuena a David Ordoñez por su saber. A vuestra disposición,

    Rafael Camara.
    Asoc. Iuventa.

  5. David

    Ummmamm, me encanta ver que los dioses escriben en los foros y blogs y son de carne y hueso… es lo que esperamos todos los ateos.

    Por cierto, ya que eres de Jaén, avísame algún día que tengas la neurona más activa que cuando escribiste el mensaje para que echemos un largo rato de charla y me expliques del porqué de tu inteligencia sólo es usada para el insulto y no para construir los nuevos satélites de la NASA.

    Sinceramente, ¡que te follen! (que falta te hace)

    PD: Sí, es verdad: soy pedante, pero no me gusta nada que me toquen los cojones.

  6. hasday

    ¡Que abandonado el mio barrio de la Magdalena, donde tantos sabios vinieron de Mesopotamia y Egipto a verme!

  7. hasday

    A tres pasos del gran estanque de Tetis se encuentra la columna que tantas manos tocaron, hasta las maravillosas del gran maestro Hanok.Que tremenda melodia dejó en mi patio el laúd de cinco ordenes de Ben Ziryab, ¡que impresionante era su toque, tan grande como sus antepasados!

  8. Cecilia

    Estimado David,
    Realmente agradezco y muchísimo haber dado con este relato tan excelente tuyo acerca de esta cuidad Jaén..
    Estaba queriendo saber algo acerca de esto, y me vengo a encontrar con esto tan pero tan bueno, asi que – eso – mis GRACIAS por haber dejado esto tan excelente para todos los que -como yo- de otra forma no podían saber acerca de este tema.

    Un saludo, Cecilia – desde Uruguay lejos pero cerca siempre !!!!!!

  9. David

    Hola Cecilia, me alegro que te gustara el texto y que poco a poco se reconozca a Jaén en el lugar que merece por historia y singularidad. En la web de la red de juderías de españa hay un pequeño recorrido virtual por la de Jaén, te recomiendo que la visites: http://www.redjuderias.org

    Un saludo desde Jaén

  10. willy frank

    gracias por los comebntarios que dejan en esta pagina que nos sirven de mucho a todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén