Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Vuelve la vieja escuela

Vuelve la vieja Escuela

Llevaba cerca de año y medio sin escribir pero desde luego, no hay más que leer el artículo que tenía preparado a su vuelta, para saber que vale más que los cientos que se publican diariamente en la blogosfera.

Me estoy refiriendo a Johny, que como ya anticipé ayer, ha vuelto a retomar la pluma en su bitácora, Diario de un Rocker, y buceando entre sus líneas encontramos joyas como esta:

De modo vertiginoso crecen, nacen y se reproducen los weblogs en el panorama actual. Ya no es sólo su crecimiento, si no su evolución la que parece imparable, y su repercusión comienza a rasgar las esferas más altas.

La nueva versión de aquel «vox populi» que años atrás nacía en las tabernas y recorría nuestras calles, a veces perseguido, en ocasiones curioso, y siempre dilatado, se nos presenta ahora, aunque menos castizo y más glamouroso, en el entorno virtual: brindando a la opinión personal el vestido de noticia.

En parte es comprensible: Tener oportunidad de compartir nuestra opinión sobre un acontecimiento con nuestros iguales desde la comodidad de nuestra habitación o nuestro despacho, y poder saborear un punto de vista inmediato y humano sobre un acontecimiento, deshaciéndonos así de la frialdad de os medios oficiales, hace de los weblogs un pequeño placer que resulta exquisito a nuestra curiosidad y sugerente a nuestro ego. Si a ello sumamos el pseudo-anonimato que brinda la red y que nos despoja de nuestros miedos, y el tremendo morbo que sentimos por las discusiones y enfrentamientos entre nuestros iguales; las bitácoras se convierten en un paraíso para el desahogo intelectual de cualquier ciudadano.

Pero desde el punto de vista si ya no periodístico, como mínimo informativo: ¿Hasta que punto resulta esto positivo, y hasta donde peligroso?

[…]

La interactividad convierte a cualquier internauta en un posible periodista o narrador de hechos, ofrece la inmediata divulgación de acontecimientos aislados, privados o censurables. Afecta de forma directa al entorno social y alarga su mano hasta ponerse a la altura de quienes hasta ahora estaban acostumbrados a dominar la situación.

Las antiguas limitaciones de los medios de comunicación han quedado atrás, antes los medios tradicionales nos contaban la noticia, y nosotros no podíamos devolver la pelota, ahora somos capaces de lanzarla por nosotros mismos. Esto convierte esta experiencia en un arma de doble filo. Pues donde hay libertad hay riesgo, y el riesgo es algo que a no agrada a cualquier tipo de gobierno pues es claro antónimo de la base de todo poder; El control

Leer el artículo completo | De la veracidad a la interactividad: Del periodismo al weblogging.

Sinceramente creo que ya necesitábamos urgentemente opiniones de este tipo en el mundo de los weblogs. Sin ánimo de ensalzar la labor de Johny, que bien sé que a él le gusta la humildad, y además, no lo necesita, últimamente los blogs atravesamos una crisis de calidad en los escritos. Demasiados ombligos al aire, aunque eso no es nada nuevo y pocas personas comprometidas socialmente con una información justa y verdadera.

Esperemos que con Johny, se vuelva a recuperar el espíritu de la vieja escuela, esa que además de escribir bien, lo hacía con el corazón y donde la pluma acariciaba el teclado.

Aunque pueda parecer paradójico, quizás sea esta vieja escuela, la que nos lleve a una nueva etapa en el blogging. Ya es hora de que empecemos a hablar de blogosfera 2.0. Adriano y Johny, en vuestras manos encomiendo mi espíritu.

Anterior

Sorpresa Sorpresa

Siguiente

Abacho, un buscador más

  1. La verdad es que se trataba de un ejercicio, una divagación, que aunque gustaba darse a conocer era más un reordenar ideas propio que un meme.

    Pero mira, ya que provocas te dedico un post 😉

  2. Estupenda noticia!!. :))))

  3. Siempre esta bien que la Vieja Escuela vuelve …
    creo que muchos de nosotros empezamos en ZL cuando tener blog en bitacoras.com era un lujo y tocaba por sorteo.
    Arriba la vieja escuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén