Esto si que es una semana de pasión y gloria. Seguro que después vendrán las «Buenas Nuevas». Así sea.

¡Oh, si, que grande es este señor!