Cinco días para las preciadas vacaciones, que creo que ya van haciendo falta. Sobre todo, cuando se trabaja a un ritmo tan alto, y con un horario bastante ajustado. Las necesito.

Pero además, estas vacaciones serán especiales por varias razones. Primero, porque bajo al Sur, a estar con mi familia y eso, siempre es bienvenido.

Segundo, porque no bajo sólo, sino acompañado con Wendy y su familia, que ahora también es mi familia. Es la primera vez que los padres de ella, bajan a Andalucía, y aunque ya conocen a todos los míos (de más de una vez), me hace mucha ilusión que nos conozca en nuestra salsa.

Salsa, que por otra parte estará especialmente aliñada estos días, con la magia semana santera y el esplendor de la primavera. Los primeros días estaremos por Jaén, y probablemente el Miércoles Santo vayamos para Baena, donde nos espera una buena.

Buen tiempo, buena gente y buen ambiente, el cóctel perfecto para unos días inolvidables 😉