Y la concentración llegó…

Y el Smart Diablo triunfó.