Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Planning de una boda

En una de las limpiezas y reordenaciones periódicas de mi disco duro, me topé con el Plan de Negocio que realicé hace unos años junto a unos amigos para montar nuestra propia empresa de Organización de Eventos.

Entre los diferentes servicios que valorábamos y estudiábamos en ese documento, estaba la organización y planificación de enlaces matrimoniales.

Recuerdo con especial cariño una tabla que, para los que tenemos que pasar por el aro casarnos algún día, nos viene al dedillo:

Click aquí para ver la tabla

Por supuesto que yo cuando me case voy a romper con el protocolo al más puro estilo D. Juan Carlos y el plan va estar claro.

Siempre lo he dicho: la ceremonia en un cortijo andaluz o en un pazo gallego. Con pulpo, salmorejo, albariño y fino… y hasta que no se acaben las existencias o la casque alguien de allí no se mueve ni el kiko.

Anterior

Viviendo sin noticias

Siguiente

Vox ya es oficial

1 Comentario

  1. Marcos

    Pues sí que le echasteis trabajo a la empresa, una pena que no siguierais con ella, porque la de enlaces que vienen ahora era como para forrarse.
    Un abrazo

1 Pingback

  1. meneame.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén