Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Cita en el podólogo

Hoy iré al podólogo. No penséis que me estoy haciendo un metrosexual. Tampoco creáis que tengo unos pinrreles que dan pena. Son bastante normalitos. Del montón diría yo.

Es sólo que tengo mucha curiosidad. Wendy ha ido y dice que es la caña.

Además creo que es un privilegio que exista la figura de un profesional especializado en el tratamiento y cuidado de una parte concreta de nuestro cuerpo, como en este caso, los pies.

Vamos, que me sorprende que haya podólogos pero que no haya manólogos o rodillólogos o codólogos… por eso creo que hay que aprovecharlo.

En concreto me voy a hacer una podoescultura, (¿se llama así?) que según dicen consiste en dejarte los deditos y las plantas de los pies limpitos, sedosos y suaves como los de un bebé. Creo que con un reconfortante masaje incluído.

Y como me suele pasar casi siempre que visito a alguien con bata blanca un miedo escénico inunda mi cuerpo. Pero esta vez lo acompañado de una contradictoria incognita: ¿Podré aguantarme las cosquillas?

Anterior

La tranquilidad de un Panda

Siguiente

El martirologio

3 Comentarios

  1. belu

    me encanto esta pagina ,
    qiero suscribire asi luego podre postiar pos mi comentario.espero qe alguien pueda leer mi comentario,me gustaria suscribirmeeeeee!
    me encanta peter pan,wendy y campanitaaa sn todos re wapos jaja,pos
    les dejo un beso

    muaaaa!

    belen

  2. Hola Raul…siempre te leeo y me rio mucho…quisiera ver como salen tus pies sedosos…o cosquillosos…bueno al menos te arriesgas eso significa que el nunca jamas no existe ajajaja….un abrazo!!!

  3. Yo no podría con las cosquillas, xddddd me mearía de la risa, pero bueno me quedo con el masajito de esta tarde de la peluquería.. y eso que no me gsuta nada 🙂 besossssss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén