Cinco cosas que no sabes de mi

Vía Enrique Dans recojo el testigo del original meme que estos días recorre la blogosfera y que consiste simplemente en contar 5 cosas que muy probablemente tú, como lector, desconozcas de mi. Así que, allá van:

  • Mi aparato digestivo funciona mejor que un reloj. Todos los días a las 8.13 de la mañana voy directo al baño y no me puede para nadie, así se ponga el Papa en medio del camino.
  • Cuando encuentro alguna página, algún programa o algo relacionado con la informática, internet o las nuevas tecnologías no paro de dar la vara hasta que toda mi familia lo prueba o lo ve. No me conformo con hacerlo yo solo; soy un cansino
  • Siempre me como absolutamente toda la comida que se sirve en el plato. Sea mucha o poca, esté mejor o peor.
  • Si tuviera que elegir 1 metro cuadrado del planeta que significara algo muy especial para mi, escogería uno que hay junto a una columna de la plaza del Obradoiro en Santiago de Compostela.
  • Conocí a Wendy una noche, cuando pinchaba en una radio por internet, y ella escuchó uno de mis programas y le dediqué una canción. Ella estaba en Santiago de Compostela y yo en Jaén…

Autor: Jasp

Consultor y formador TIC, especializado en marketing y comunicación online, formación y consultoría tecnológica, blogs, redes sociales, gobierno abierto y estrategias digitales en el ámbito empresarial y político. Mantengo esta bitácora desde enero de 2004. Más información.

7 opiniones en “Cinco cosas que no sabes de mi”

  1. ¿Sabes que es lo que mas me ha gustado de esto? leerlo, y ver que sabia la mayoria de las cosas :). Me recuerdaque te conozcoa bastante, y todo lo que os quiero a Wen y a ti. muaaaaaaaaakaa

  2. Cierto vicky y te puedo asegurar que hay muy pocas personas que saben tanto como tu.

    Nosotros a ti te queremos. A ver si la semana que viene, que estamos por Jaén, nos vemos aunque sea una tarde. ¿Vale?

  3. Más que un meme, una memez, y con más azúcar que una remolacha.

    Casi vomito con el final de tu novieta, esas cosas son secretas precisamente porque a nadie más interesan. Y cuando corteis, ale, a cambiar la bitácora y dios sabe donde andará ya la contraseña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *