La amenaza de lluvia no impidió que pudieramos disfrutar, aunque fuera algo más de media hora, de las incomparables voces y letras de Serrat y Sabina unidas en un lugar idílico como es la plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela.

Sabina y Serrat en Santiago from jasp and Vimeo.

Por cierto que Kike, también estuvo por allí y tiene un buen reportaje gráfico de lo bonito que fue,… mientras duró.

El disgusto se pasó pronto sobre todo estando con amigos tan buenos como Jose y Teru que nos regalaron un sábado noche lluvioso

Unos helados